miércoles, 14 de febrero de 2007

Poema inédito de Eduardo Milán




Uno de los mayores poetas vivos en lengua castellana, el uruguayo Eduardo Milán, nos ha enviado para el blog un poema inédito. Sólo me queda manifestar mi enorme agradecimiento y renovar mi admiración por este creador que, a mi juicio, es una de las mentes poéticas y críticas mejor amuebladas del momento.


[Eduardo Milán (Rivera, Uruguay, 1952), residente en México desde 1979, ha publicado Manto (FCE, 1999), que recoge toda su obra poética hasta 1997, Ostras de coraje, Querencia, gracia y otros poemas, Habrase visto, Acción que en un momento creí gracia y Habla (Pre-Textos, 2005). Además es un traductor, antólogo y ensayista notable: entre sus finos ensayos sobre poesía y vates hispanoamericanos están Trata de no ser un constructor de ruinas, Justificación Material, el asombroso Un ensayo sobre poesía (Libros del Umbral, México, 2006) y Resistir, Insistencias sobre el presente poético (2ª edición en FCE, 2004), que comentamos en este mismo blog. La poesía de Milán ha pasado por varias etapas, todas transidas por dos elementos irrenunciables: primero, y como dijimos en Singularidades, la capacidad de hacer una auténtica poesía metafísica mediante la preocupación radical sobre el lenguaje y nuestra construcción como personas -y la de nuestro arte verbal- a su través; y segundo, un desarreglo sensorial y verbal que, sin embargo, y en un milagro con pocos equivalentes vivos, es capaz de sintonizar con las más acuciantes preocupaciones materiales y políticas del presente. Es, a mi juicio, el poeta que mejor ha entendido lo que César Vallejo se proponía y el que mejor lo ha hecho, a su manera, y con sus propios mecanismos poéticos. Sí, soy fan, no me importa que se me note. -En realidad, si no se me notara, ¿qué clase de fan sería?- En serio: si admiro a Milán no es por otro motivo que éste: es uno de los pocos poetas, vivos o no, que aún me pone con sus versos el vello de punta. En breve aparecerá en España un nuevo poemario.]





Cuando mucho una discontinuidad


Cuando mucho una discontinuidad,
Una mancha que se desmancha de la mancha
Lleva su huella
Una ráfaga de caballo moderno nunca empastará
El despistado caballo no está
Llano está, caballo no

El poema moderno
Lleva su des-madre consigo, la descuelga
Del árbol,
La derrama en la imagen de una piedra-planta-pájaro
De nombre La Naturaleza
Habita detrás de un dios, dios detrás

Piedra-planta-pájaro
Pómez-pule-alma

Habita una casa al principio
Habita un movimiento al fin
Cosas del poema moderno variar vacío

Ya no temas
Ya no temas, niño de los pasajes,
Descansa, mi benjamín
Aquí no hay escaleras.
.

6 comentarios:

Carlos dijo...

Seré yo, pero a mí me parece de un gelmanismo desatado (y no será muy malo, si es eso lo peor que sé decir del poema). A mí el que me encantaba era aquel que aparecía en Las ínsulas extrañas y que empezaba: "Decir ahí es una flor difícil / decir ahí es pintar todo de pájaro..." (cito de memoria).

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Qué conceptual, ¿no?

X. DUARTE ARTIGAS dijo...

PARA VICENTE LUIS MORA: TODO LO QUE
PROVENGA DE EDUARDO MILAN ES BIENVENIDO EN URUGUAY; EN ESTE PAÍS LOS LIBREROS NO TIENEN A MILÁN, ALGUNOS NO SABEN QUIÉN ES. LA BIBLIOTECA NACIONAL TAN SÓLO POSEE UN BREVE LIBRO, EL CUAL ESTOY COPIANDO. FELICITACIONES POR TU TRABAJO; SI QUIERES, VISÍTAME EN http://xavierduarteartigas.blogspot.com
UN ABRAZO DE XAVIER

Daniel dijo...

·Cosas del poema moderno variar vacío". Acojonante...

diego vaya dijo...

Me parece tremendo. Es muy nuevo y la vez original.

Anónimo dijo...

Oscuro y frívolo, por decir algo amable acerca de este "poema" tan desfasado de las vanguardias, como plagado de vana pretensión y trillos ripiosos.