domingo, 18 de octubre de 2009

Fragmentos para entender un anuncio


Ésta es la nuevapublicidad de Gran Turismo:







“Estamos más estrechamente ligados a lo invisible que a lo visible. (...) Realmente, el mundo espiritual está ya abierto para nosotros, ya es visible. Si cobrásemos de repente la elasticidad necesaria veríamos que estamos en medio de este mundo” (Novalis) “Lo real comienza cuando ya no se comprende nada de lo que se hace, de lo que se sabe” (Matisse), “La realidad es un tejido de muchas películas transparentes” (Guy Davenport, ¡Tatlin!) “La realidad es un asunto muy subjetivo. Sólo puedo definirla como una suerte de acumulación gradual de información; como una especialización. (...) Se puede ir uno acercando más y más a la realidad, por así decir; pero nunca puede uno acercarse lo suficiente porque la realidad es una sucesión infinita de pasos, de niveles de percepción, de falsos sondeos, y por ende, inextinguible, inalcanzable” (Vladimir Nabokov, Opiniones contundentes) “Lo que está escondido es más real que lo que se manifiesta, y esto es verdad en toda la escala que lleva de lo menos escondido a lo más escondido” (Simone Weil) “La realidad en que viven los seres humanos, y aun la sola realidad externa que tanto preocupaba a aquellos narradores, es infinita, tiene raíces que se extienden en todas las direcciones, sufre el reflejo de todas las luces y los efectos de las más remotas causas: todo corte es automáticamente falsificador” (Ernesto Sábato, El escritor y sus fantasmas) “Una imagen es sólo el punto donde la mente, el ojo y la mano se detienen entre varias incertidumbres. En ese punto todas ellas confluyen, se niegan y se destruyen, metamorfoseadas en una realidad desconocida” (Roa Bastos) “La realidad mantiene todavía un aire de familia, pero ya no es precisamente el rostro que conocíamos” (Alejandro Rossi, Manual del distraído) “¿Un arroyo? Corre hacia él, pero era un espejismo… / ¡Muere de sed hundido en el torrente del que bebe!” (Lucrecio, De rerum natura) “La realidad es un espesamiento de la imaginación” (Juan José Millás) “La realidad es una potencia ciega, acéfala; poco podremos con fundamento decir de ella, por cuanto ella es lo primero, lo elemental e indefinible, lo creador del mundo de la representación, del sueño búdico en que vivimos sumergidos. Nuestra representación no podrá servirnos –si pensamos lógicamente- para penetrar en lo real. (Antonio Machado, Los complementarios) “Como debe ocurrir en la creación, / la realidad se alcanza de milagro, / de la menos real de las maneras” (Álvaro García, Intemperie) “La realidad es la nada con formas” (Clemente Palma, “La Granja Blanca”, 1904)

*

El espectador del anuncio cae en la tentación de pensar que la imagen pequeña del videojuego es menos real que la que tiene el piloto que conduce el coche, sin caer en la cuenta de que las dos son imágenes, igual de reales o irreales una que la otra.





22 comentarios:

luna dijo...

Ayer volví a casa a las 6 de la mañana. En el último tramo, ya en Alcalá, tuve que coger un taxi. No sé si fue el vodka o el amor. Pero te juro, Vicente, que por mucho que mirara por el cristal o la pantallita del GPS, nada y todo me parecía real.

Vicente Luis Mora dijo...

Es que la clave es la palabra "parecía", Luna... Abrazos.

Alvy Singer dijo...

Hay un factor muy interesante en este anuncio, Vicente. Los gráficos de la PSP, aunque superiores a los de la DS, son absolutamente menores a cualquier consola de nueva generación (PS3, xbox 360), de hecho, apenas se parecen a los de una PlayStation 2 y dicen que PSP Go podría alcanzarlos, aunque eso está por ver.

Lo que quiero decir es que lo interesante de este anuncio es la decisión estética del piloto. El piloto, frente a una estética hiperrealista de derrape, escoge la facilidad de conducción de una PSP. Es menos hiperrealista en términos Baudrillardianos y es más pequeña broma estética, sabiéndose aventajados.

Alvy Singer dijo...

El espectador del anuncio cae en la tentación de pensar que la imagen pequeña del videojuego es menos real que la que tiene el piloto que conduce el coche, sin caer en la cuenta de que las dos son imágenes, igual de reales o irreales una que la otra."

Exactamente (no tienes ni idea Mora!) Y que la del videojuego es más clara, es más sencilla....es Mejor.

logiciel dijo...

Muy pequeño, ¿no?. Más abarcable, eso sí.

Alvy Singer dijo...

Me recuerda Facebook una cita de Sheldon Cooper, nuestro geek obsesivo-compulsivo favorito y el personaje-estrella de la sitcom The big bang theory:

"No, voy a pedirle que decida entre el sexo y Halo 3. Hasta donde sé, el sexo no ha sido actualizado incluyendo gráficos de alta definición y sistemas avanzados de armamento."

Hautor dijo...

Yo añadiría, al menos, Vicente, una par más:

"En cuanto fallido, lo real no puede ser representado; únicamente puede ser repetido. De hecho debe ser repetido." (Hal Foster, El retorno de lo real)

"La vida nunca hace otra cosa que imitar al libro, y ese libro mismo no es más que un tejido de signos, una imitación perdida, que retrocede infinitamente." (Roland Barthes, La muerte del autor)

Un saludo.

Pepe Iria dijo...

Mi aportación:
En el actual sistema económico-social poscapitalista en que nos situamos, la cultura y las conductas más relevantes de los ciudadanos, están siendo determinadas cuantitativa y cualitativamente por la publicidad, ya que éstas se conciben como exteriorización y como mito, predominando lo superficial sobre el contenido. Esta pérdida de perspectiva global dificulta la comprensión de la realidad, aunque densifica nuestra experiencia concreta, creando una hiperrealidad publicitaria difícil de localizar y vivir fuera de los mensajes publicitarios. La teatralización de los objetos nos sitúa en un mundo probable, ideal, pero poco relacionado con el contexto donde se produce la interacción comunicativa. Así, la publicidad ilustra y evidencia hoy un claro ejemplo de perversión comunicativa ya que se vende todo el sistema, incluso sus simulaciones, suplantando el funcionamiento real y concreto de los objetos por el de sus imágenes.
Saludos desde La Línea.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

No me hagas caso, la digestión sume en un sopor insondable a mi piara de neuronas pero, si el copiloto da una cabezada, su realidad también. En cambio si se despista el piloto, su realidad hará que cruce la meta mientras San Pedro agita frenéticamente la bandera a cuadros.
Si no, es como pensar que detrás de Norman Bates en la escena de la bañera, está Hitchcock pidiendo más intensidad mientras alterna en su boca, un puro y una porción de pizza fría.
La única realidad es la muerte, y su espera.
Un saludo

Vicente Luis Mora dijo...

Querido Antonio, ambos "mueren", cada uno en su realidad, si dan una cabezada... Pero insisto, sé cuándo duelen las cosas y cuando no, te lo aseguro; pero voy más allá, planteo un problema de episteme, hablo de la configuración de la experiencia como virtual cuando viene asociada a la percepción no física, puramente mental, de la realidad. No es algo tan sencillo como tú crees, y quizá es mucho más complicado de lo que yo creo. Saludos y gracias.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Antes muerto que sencillo, por eso sigo leyéndote. Es broma, al menos hasta que comprenda el significado de "epísteme" (estoy en ello). Volveré. De nada

Sergi Bellver dijo...

Mencionaría a Yourcenar y aquella cita de las estatuas, los libros y la vida, pero escribo desde Barcelona, en casa de mi hermana, con el fantasma de mi madre cerca, la plaza de toros Monumental por el ventanal, con esas cúpulas ni rusas ni surrealistas, una Yorkshire terrier en mi regazo (me observa teclear) y una pastor alemán gigante a mis pies... y te juro que esto TAMPOCO es real. Quiero decir, que tras mi chepa debe de haber alguien a los mandos de una PSP cósmica, porque me veo dentro de una página. Y no la he creado, estoy en ella y (d)escribo, y no he mentido.

Abrazos.

Game over.

Anónimo dijo...

Sobre el anuncio, nada que decir que no hayan dicho otros (y mejor de lo que hubiera dicho servidor).

Me parecen muy interesantes todas la citas, pero me alarma el platonismo que subyace a casi todas.

J.

Misha dijo...

¿Existe percepción no física, puramente mental? De vuelta al fantasma en la máquina. Propongo, en su lugar, un retorno a la biología. El límite de la confusión entre realidad y ficción (o simulacro, o apariencia) está en el dolor, que es el único elemento insoslayable de nuestras vidas. Cuando el dolor, el dolor físico sobre todo, nos alcanza, nada más importa, y no hay, salvo por perversión o enfermedad mental, repito, confusión posible.

Basta, para cerciorarnos de ello, con un simple dolor de estómago o de cabeza.

Real es cuanto sucede o nos sucede, siendo su condición fundamental e inalienable el reconocimiento del otro y de la posibilidad de su sufrimiento. Irreal (imaginario, virtual, etc) es el espacio donde esta condición no se hace necesaria.

Creo que esto es importante. Fundamental.
Muchas gracias por los momentos de placer que me depara tu blog.

Vicente Luis Mora dijo...

"me encontré haciendo fotos con intenciones que se sumaban a la inicial: contar en la medida de lo posible mi vida a fin de reconquistarme, de reconstruir mi personalidad (...) a veces las modificaba con trazos, dibujos, collages y cuantas fantasías que pensaba que debieran acompañar a la fidedigna reconstrucción de los hechos" (Agustín Fernández Mallo, Nocilla Lab; Alfaguara, Madrid, 2009, p. 129). Subrayado nuestro.

Enrique Prochazka dijo...

Hola Vicente.

Mi PC tiene un glitch que me impide ver GT, o quizá mi mente tiene un glitch que me impide moverme en el entorno GT. De cualquier manera, hete aquí que veo que citas a Guy Davenport, uno de mis (pocos)maestros de estética. No conocía o recordaba la frase, aunque veo que está en Tatlin!. Leí The Geography of the Imagination hace 23 años, y quedé maravillado, hecho un delicioso enredo con Tchelitchev, Joyce, Wittgenstein, Agassiz. Siguieron The Hunter Gracchus y The Death of Picasso, que te recomiendo si no conoces. Hay cierta serenidad acerca de la trascendencia de lo bueno (en el sentido cualitativo) en Davenport que me parece harto más digna que los aullidos de Bloom o Eco, por divertidos que suenen. Lo tengo más cerca de Steiner y de Borges.

Un abrazo, E

rubén m. dijo...

Hoy en el telediario de A3 escogieron como noticia un programa japonés de bromas con cámara oculta que "ha abierto el debate" sobre "los límites" de este subgénero, dado que la víctima había sufrido un considerable trauma psicológico. La broma consistía en que se simulaba con gran realismo un tiroteo múltiple dentro del salón de una casa. La víctima era el único superviviente, y su cara totamente descompuesta de terror era aún más hilarante para un occidental.

Mi pareja y yo, al ver esa cara de pánico absoluto primorosamente enfocada en primerísimo plano, empezamos compulsivamente, a carcajadas, sin poder retirar la mirada de la pantalla. Cuando paramos, ella me preguntó: ¿cómo ha conseguido el locutor no partirse de risa, ni sonreir siquiera?

saludos

chema dijo...

Puede que lo real esté en otra parte, y nosotros no seamos más que una parodia. En fin, nada nuevo desde Platón. En la escolástica medieval, los llamados "realistas" en realidad eran los idealistas. Y a la larga el tiempo les ha dado la razón: lo real no son más gráficos, interfaces que controla la mente, el nous.
La realidad como ficción incesante.

mario cuenca dijo...

Te ha faltado la clásica definición de Popper: "realidad es lo que puede devolverte una patada".

Vicente Luis Mora dijo...

Y la de Queen en la apertura de "Bohemian Rapsody": "Is this real life / or it is just fantasy?"...

No entiendo las acusaciones de platonismo, la verdad. Lo que aquí se sugiere está más allá de eso. Pero pronto, en otro lugar, me explicaré mejor. Saludos y gracias a todos

mario cuenca dijo...

Y la de Strawberry Fields: "Nothing is real, and nothing to get hung about".
La acusación de platonismo, supongo, va por la distinción entre imagen y simulacro (ambas realidades pertenecen al mismo ámbito), pero precisamente tu artículo lo que hace es invalidar tal distinción.

Vicente Luis Mora dijo...

Querido Mario, por eso me gustáis los filósofos, no hay que explicaros demasiado las cosas. Abrazos.