miércoles, 23 de septiembre de 2015

Serie




Hoy se distribuye en librerías Serie (Editorial Pre-Textos), un libro largo (150 páginas) que, como el título indica, reúne series de poemas escritas entre 2000 y 2015. Algunas de estas 7 series eran demasiado largas para ser parte de otro libro y demasiado cortas para formar un libro exento, así que he preferido recopilarlas juntas.

Al ser muy diferentes entre sí, creo que citar un solo poema de cualquier serie no daría una imagen cabal de la disparidad de tonos y asuntos del libro. Por eso incluyo cuatro poemas. El primero es de la serie "Dialogías":







.
.

ALMENDRA



Tengo las manos llenas de almendras vacías, la lluvia
ha sido avara estos años. La muerte es larga. Lo he leído
en algún sitio y está en una canción de las peores. Pasa siempre
con la mejor inspiración, pero hablaba de las almendras
vacías. Son estuches, me digo, metafísicos. Decido no emplear
esta palabra, que tanto mal ha hecho a la poesía moderna
y posmoderna. Son cajas metafísicas. Sostienen mi vacío.
Pienso en mi ataúd como una caja colma de una sola almendra
amarga. Pantócrator por diluir. Ellos dicen que van a cambiar
las cosas, pero no lo hacen. Llegué al final de Internet
y me cegó la niebla. Una vez amé a una Beatriz,
me llevó al infierno y al paraíso, al mismo tiempo.
Las almendras no crecen si no llueve.
Ellas no dicen que van a cambiar las cosas,
sólo las cambian. Tuve que dotarme de sistema.
Leí todos los libros a mi alcance, pensaba tirado
en las esquinas de las calles, miraba a mis amigos
y ellos sabían que yo estaba en otra parte, retomando ideas
para inflarlas a golpes de sequía. No entendemos
qué haces, no entendemos por qué siempre estás pensando
(aquí muevo el café con lentitud extrema, simulando atención)
no entendemos que siempre estés leyendo
o escribiendo lo que lees o lo que piensas. No entendemos.
Cómo decirles: veo que las cajas de almendras de la vida
en las que estáis viviendo están vacías, y queda poco (doy un
pequeño sorbo). Dentro de nada se acabarán los plazos,
y lo que hayáis regado es cuanto os quedará en la mente.
Dos personas que van a abrazarse parecen dos a punto de agredirse.
Me distraen las imágenes. Cómo decirles: sólo pienso y leo
y adoro mujeres para multiplicar las dudas, sólo intento
llenar de confusión mi cerebro para tener tarea. Si entierras
una granada, te crecerá un arbusto de metralla. ¿Tarea?
¿Qué tarea? Esa que guardo para llenar las horas y los días y los años,
tarea para hacer durante esos siglos dentro de la almendra,
todos esos milenios de muerte por delante.



De la serie “Visión del grillo”:


I

Apenas en agosto cantaba,
rodeado por los suyos,
en crepitante polifonía
simétrica, de pies binarios,
el arco arcaico
de su complexión sonora.

Ahora está ahí abajo,
en el jardín común,
solo.

Por qué fascina el grillo,
el último grillo de noviembre
cuando los demás han muerto,
dejando para mayo nuevos huevos.
El grillo terminal,
rasgando por costumbre,
con su cri-cri en legítima defensa
cantando mientras siente
que ningún otro grillo le responde.

Quien dice cantar duele ignora
lo que duele ser el último
que canta.



En la serie “Los viajes de Saasbeim” recupero a este viajero interestelar, del que publiqué unos poemas en la revista Eñe en 2009.



6

The lone and level sands stretch far away.

       Percy Bysshe Shelley, “Ozymandias”



This world is full of abandoned meanings.

Don DeLillo, White Noise


Llegó Saasbeim a Marte,
el segundo planeta
con basura.
Atestado de máquinas antiguas
cubiertas de polvo,
que antaño fuesen culmen de lo humano:
las sondas atascadas en los cráteres,
enormes ruedas, piezas olvidadas,
ingenios inundados por la arena.

Así acaban las obras de los hombres,
se dijo con palabras igualmente
antiguas, atascadas, desperdicios
de la cultura humana.

Algunos aparatos se movían,
sus estertores últimos
alimentados por la luz solar,
sin poder conectarse con la Tierra.
Saasbeim apuntó Maarte.
Se imaginó a sí mismo en el futuro,
caído en un planeta inaccesible,
un último resquicio agonizante
de biotecnología humana,
legando sus vestigios decadentes
a la apaisada y solitaria arena.





Hay una serie, “Neuropoemas”, que está escrita como una serie matemática decreciente. Aunque se advierte en la nota final del libro, reitero que en esta sección he tenido que tomarme licencias métricas (de otra forma, sería imposible hacer un poema de 1 x 1, que siempre daría como resultado 2 sílabas).



8 x 8


Amamos tanto el pasado
porque es lo único nuestro
obtenido sin trabajo.
Lo escrito parece plano
sin la herida de los restos:
sin accidente, las páginas
se vuelven burdas y llanas,
como papel de sismógrafo.




En esta misma entrada, iré reproduciendo algunas reseñas que vaya recibiendo el libro, por si alguien quiere leerlas. Gracias por el interés.


Reseña de Andres Ibáñez en ABC Cultural, 03-10-2015:


 

Reseña de Luis Bagué en Babelia de El País:

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/10/21/babelia/1445426436_218531.html




Otras menciones y reseñas:

José Ángel Cilleruelo: http://elvisirdeabisinia.blogspot.com.es/2015/11/deja-vicente-luis-mora-1970-en-blanco.html
Álvaro Valverde: http://mayora.blogspot.com.es/2015/10/v-l-m-serie.html
Francisco José Chamorro: https://unavidaleida.wordpress.com/2015/10/29/resena-o-lo-que-sea-serie-de-vicente-luis-mora/
En Caucultura: http://caocultura.com/cinco-poemarios-de-madurez/
Blue Oiseau: http://bleueoiseau.blogspot.com.es/2015/10/venecia.html
Subverso: http://www.subverso.es/?p=3460
Entre los mejores libros del año para Letras Corsarias: http://letrascorsarias.com/mejores-libros-2015/
Enrique Villagrasa en Librújula: http://librujula.com/blogs/67-poesia/1210-fundacion-alvarez-ortega-serie-vicente-luis-mora
Luis Rodríguez en Hermano Cerdo: http://hermanocerdo.com/2015/12/luis-rodriguez/
Palabras para una presentación: http://cordopolis.es/2016/01/19/el-lenguaje-contra-las-cuerdas/
Carlos Gámez: http://nagarimagazine.com/poesia-espacial-carlos-gamez-perez/
David Leo García: http://barcelona.lecool.com/event/serie-vicente-luis-mora/
Antonio Monge en Nayagua: http://www.cpoesiajosehierro.org/web/index.php/nayagua/item/nayagua-23.
Jesús Aguado en Mercurio: http://revistamercurio.es/lecturas/poesia/poetica-del-pendulo/
Julio Ortega en El Boomerang: http://www.elboomeran.com/blog/483/blog-de-julio-ortega/  
Javier Moreno en El Cuaderno:
  


 

2 comentarios:

Ciò dijo...

Vicente, ya tengo tu libro me espera un despertar de los tuyos, podría escribir mañana: Despertar con un insomnio placentero. ale! a darse a la lectura!!!

Vicente Luis Mora dijo...

Muchas gracias, Ciò, espero que lo disfrutes. Un abrazo.