martes, 3 de julio de 2018

La autonovela de Miguel Ángel Hernández

En La literatura egódica (2013) acuñé uno de esos neologismos que voy planteando, a veces con alguna fortuna y casi siempre sin ella: “autonovela”. Allí describía la autonovela como el lugar de encuentro entre la metanovela y la autoficción, describiéndola como el marco conceptual donde podrían incluirse diversos libros (de Negra espalda del tiempo de Javier Marías a Mate jaque, de Javier Pastor, por ejemplo), que tienen en común cuatro elementos: un esquema autofictivo, un paralelismo constante entre la reelaboración subjetiva y la elaboración del propio libro en curso, una autocrítica psicoliteraria y un contenido tan clavado en la realidad que podría causar efectos directos (y no siempre agradables) en el entorno personal y familiar del escritor. A estos títulos —en el ensayo se citan algunos más, y también podríamos añadir el reciente Clavícula de Marta Sanz—, viene a sumarse ahora El dolor de los demás (Anagrama, 2018), de Miguel Ángel Hernández Navarro, un libro que reúne estas cuatro características (ver págs. 152, 271 y 279 y siguientes, en lo tocante al marco metaficcional) y que ejerce la sana autocrítica apuntada, ejercida desde varios puntos de vista: la desconfianza en la reconstrucción del pasado, las dudas sobre la propia capacidad (p. 67), la angustia ante la posible impostura (pp. 235-37), la sospecha de que “la escritura nunca llega al fondo de las cosas” (p. 188), la conciencia de la gravedad de remover el dolor ajeno (p. 31), y un sano y necesario etcétera. La autonovela me parece un microgénero muy interesante por encarnar el pequeño reino de los temores y de las dudas en un entorno demasiado seguro a veces de sí, y siempre es atractivo y valioso ver a un escritor hecho y derecho como Hernández Navarro dudar y bajarse de cualquier pedestal, presentándose con humildad a sí mismo con las vacilaciones de un aprendiz, como si estuviera a punto de comenzar.



[Relación con el autor: muy cordial. Relación con la editorial: ninguna.]

No hay comentarios: