miércoles, 21 de abril de 2010

Leído en viajes



José Viñals, Pan; Pre-Textos, Valencia, 2009



El argentino José Viñals es uno de los poetas más prolíficos de los últimos años, lo que convierte sus libros –como es lógico– en entregas con puntos álgidos y algunas caídas. Pan guarda muestras de ambos, con predominio de aciertos; en concreto, la visión de lo cotidiano a través de la poesía me ha parecido muy interesante. A destacar, como es habitual en el autor, el cuidado de ciertas imágenes y el modo de mirar, a medio camino entre el desencanto y la celebración.







Richard Ford, Mi madre; Anagrama, Barcelona, 2010



En la línea de Desgracia imperorable, de Handke, pero con menos impulso trágico, Ford describe casi notarialmente la vida –circunstancial, en apariencia anecdótica– de su madre y su sentimiento de pérdida. Lo valioso sería el modo en que el autor intenta rellenar o resaltar la experiencia vital de Edna Aikin / Ford, y localizarla en un tiempo y un espacio, siendo consciente de la dificultad de hacerlo: “hay algo, cierta esencia de la vida, que no surge con claridad de estas palabras. No hay palabras suficientes. No hay acontecimientos suficientes. No hay memoria suficiente para rememorar toda una vida y ponerla en orden, darle exactitud” (p. 61). Un libro entrañable donde lo que más emociona es el distanciamiento (anglosajón, si me permiten) que, en todo instante, intenta mantener Ford sobre la persona a la que debe su existencia.







Stanislaw Lem, Magnitud imaginaria; Impedimenta, Madrid, 2010




Sobre este libro hablaré de forma más extensa en otro lugar, pero si leyeron Vacío perfecto o incluso si no lo leyeron no deberían de perderse esta maravillosa colección de prólogos a libros inexistentes. La inteligencia, la desbordante imaginación y el agudo sentido del humor de Lem tienen pocos parangones en la literatura universal. Para muestra un botón: “Reginald Gulliver se presenta al lector en el primer capítulo como filósofo-diletante y bacteriólogo ‘amateur’ que un buen día, hace dieciocho años, tomó la decisión de enseñar a las bacterias la lengua inglesa” (p. 54). De aquí para arriba.









Fernando Krahn, Bichografías; Seix Barral, Barcelona, 2010


Las viñetas del dibujante chileno Krahn reunidas en Bichografías representan a una serie de insectos ficticios, alguno de los cuales son realmente memorables. El pequeño volumen, publicado dentro de la interesante colección Únicos de Seix, es uno de los libros más imaginativos y que más me ha divertido en los últimos meses.







Jimena Néspolo, La señora Sh; Alción Editora, Córdoba (Argentina), 2010


La profesora y poeta argentina Jimena Néspolo publica este poemario despojado, de tono realista con ciertas licencias oníricas o fantásticas. Con lenguaje directo y prosaico, característico de libros de poemas narrativos, cuenta la historia de Sh., una mujer que parece haber tenido un gran amor extraconyugal y que, tras dejarlo atrás, se ve obligada a vivir en el silencio (sh.) y la incomprensión de los demás, a concentrarse en su centro ausente.

[Relación con los autores reseñados: ninguna.

Relación con las editoriales: ninguna con Anagrama, Alción e Impedimenta. Seix y Pre-Textos son las editoriales de mis últimos libros]




11 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Estupendas reseñas, Mora. Me alegra coincidir con usted en Mi madre. Me pareció un librito precioso, cuya definición la ha dado (como la de tantas obras de arte de un tiempo a esta parte) Manny Farber cuando habla del significado de Arte Termita, y usted lo ha descrito con esa limpidez que Borges atribuye al supremo Akutagawa que me ha descubierto hoy de nuevo the art of fiction (y no era por desencanto esta vez sino por falta de tiempo).

No me parece casual que Ford haya sido el editor de una de las mejores antologías de Chéjov que conozco. Es una selección nada caprichosa, lo más cercano a una panorámica (palabra siempre novelística) en un autor de instantes, de mediocres que tanto admiro (el ruso, claro).

NORMA SANTOS dijo...

Buenos días, ayer mismo compré tu novela; Alba Cromn, atraída por su contraportada y su portada llamativa. Descubrí también tu blog por casualidad.
Feliz día.
Norma.

Vicente Luis Mora dijo...

Gracias, Alvy y Norma. Saludos.

Anónimo dijo...

hola, hice un envío al apdo de correos que figura en el blog (498) y me lo devolvieron, ¿ha cambiado? Gracias.

Vicente Luis Mora dijo...

Qué raro, el sábado pasado estuve revisándolo y recogiendo cosas. La dirección es la misma y está bien, no sé qué puede haber pasado. Te pido disculpas, aunque no es culpa mía. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, gracias por las reseñas, tiene buena pinta la novela. Te quería preguntar, si no es demasiado problema, por la bibliografía sobre blog, internet y literatura. He estado mirando pero no he encontrado mucho y supongo que tú manejas bien el tema. Muchas gracias, un saludo.

Vicente Luis Mora dijo...

Es que no hay mucho publicado, la verdad. En línea puedes encontrar un artículo temprano de heriberto Yépez "Literatura webblog", en http://www.literaturas.com/heribertoyepezweblogfebrero2003.htm. También hay artículos en Laura Borràs (ed.), "Textualidades electrónicas", un artículo de Enric Bou en Julio Ortega (ed.), "Nuevos hispanismos interdisciplinarios y trasatlánticos", y mi artículo en el colectivo "España siglo XXI. Literatura y bellas artes", coordinado por Francisco Rico, Jordi Gracia y Bonet Correa.

madison dijo...

hace días que me apetece mucho leer Mi madre.
genial reseñas las tuyas.

Anónimo dijo...

Hola Vicente. Sólo escribo para preguntarte dónde o a partir de cuándo puedo conseguir tu novela en México. Saludos.

Carlos B.V.

Vicente Luis Mora dijo...

Estimado Carlos, me temo que no puedo darte una respuesta. Ojalá fuese pronto... Saludos y gracias.

L dijo...

Me parece que el tiempo que se tarda en decir lo que parece ser lo esencial es directamente proporcional a ese carácter esencial que presuntamente tiene: "Alba Cromm, además, tiene un precio razonable."