lunes, 23 de noviembre de 2009

Mutantes en Madrid este viernes

la muté porque era mía
Javier García Rodríguez

Los próximos días 27 y 28 de noviembre tendrá lugar, en la Casa Encendida de Madrid, un encuentro literario titulado Ctrl+Alt+Del. Reiniciando al monstruo. En él se nos reúne a los narradores mutantes, con ánimo de examinar nuestras propuestas. Este es el programa del encuentro:

Viernes 27

17.00. AUTOPSIA DEL MONSTRUO: EL CIENTÍFICO COMO FREAK. Germán Sierra vs. Javier Fernández

18.30. TALLER DE TRADUCCIÓN MUTUA: Jorge Carrión y Robert Juan-Cantavella.

20.00. TRES NARRADORES SINGULARES. Mercedes Cebrián, Doménico Chiappe, Óscar Gual


Sábado 28

17.00. TEORÍA DEL MONSTRUO: EL CRÍTICO COMO FREAK. Eloy Fernández Porta vs. Vicente Luis Mora

18.30. MÁSCARAS MUTANTES: EL FREAK O EL MONSTRUO. Agustín Fernández Mallo vs. Jordi Costa

20.00. MONSTRUOS S. A.: EL NARRADOR MUTANTE. Manuel Vilas vs. Juan Francisco Ferré

21.30. Afterpop Fernández + Fernández

Si vais nos vemos allí.


Coincidiendo casualmente con el encuentro, acaba de aparecer el divertido libro de Javier García Rodríguez, Mutatis Mutandis. Hacia una hermenéutica trasnsficcional de las narrativas mutantes: de Propp al afterpop (o “nocilla, qué merendilla”); Eclipsados, Zaragoza, 2009. Me gustaría explicarles de qué va este libro, pero no puedo, porque su género acaba de fundarse con este volumen. Hay teoría pero no es un ensayo; hay narración, pero no es una novela ni un cuento. Planteado como una monstruosidad epistemológica posmoderna, es un libro sustentado en el exceso interpretativo. Sé que en él hay una ironía cervantina hacia el grupo de los mutantes. Sé que hay varios chistes a mi costa (“Pangea no es pangea. Es pan (para la nocilla) y gea (que aun no sé lo que es, pero que no tardaré en descubrir). Es pangea para hoy y hambre para mañana”, p. 42). Sé que hay más chistes y juegos de palabras, algunos memorables: “la hermenéutica contemporánea no es más que un depósito de gadámeres” (p. 12). Lo único que sé es que no he podido parar de reír desde el principio hasta el final de esta extraña obra del profesor de Hermenéutica Javier García Rodríguez, cuyo personaje es un crítico de los de antes, incapaz de valorar un texto que lleve menos de 400 años escrito, y cuya obsesión es desentrañar la conspiración mutante, presentada como un grupo de seres alucinados que se proponen conquistar el mundo mediante indescrifrables mensajes. Una obra inteligente y divertida, que los anti mutantes disfrutarán por el arsenal de chistes que contiene sobre nosotros, y que los mutantes disfrutaremos aún más.

.

.

18 comentarios:

Clifor dijo...

Tienes razón, el libro de Javier es muy divertido. Tiene una ironía tan creativa, que hace del juego de palabras una de sus virtudes. Yo también me he reído mucho y, además, hace pensar absolutamente todo.

Espero poder acercarme a lo de la casa encendida.

Un abrazo.

Ana dijo...

Bueno, bueno, por lo que cuentas qué divertido parece el libro de "Mutatis Mutandis".

Sociedad de Diletantes, S.L. dijo...

Te cojo el trozo de comentario que haces sobre el libr de Javi, para ponerlo en mi bloj (citándote, por supuesto)

Si no te gusta ¿me lo dices, por favor?

Gracias

Alvy Singer dijo...

Yo me lo he pasado en grande con Mutatis Mutandis. Es un chiste privado amplificado, una reflexión crítica valiente, un ejemplo de elasticidad con nuestra lengua. Una joya, vamos.

sergisonic dijo...

Por mutatis, para los que celebramos primaveras este fin de semana en Barcelona, ¿no podría hacerse un streaming del audio? ¿No podrían televisarse en GolTV los partidos de la Champions Mutis League?

Un abrazo sónico,

Vicente Luis Mora dijo...

Puede que esten preparando algo, Sergi. Os tendre al corriente. Saludos a todos.

El viudo de La Zurrumbona dijo...

Me sumo a la petición de Sergiosonic. Por favor, pido un avistamiento ovni también en Barcelona.

Un saludo,
Igor

Manuel G. dijo...

"Pangea para hoy..." Muy gracioso. Como la crisis económica siga veo a todos convertidos a escritores ruralistas. Igual que en ese relato de Bolaño, "El gaucho insufrible".

Por cierto, acabo de ver un libro que me ha dejado bastante patidifuso, y que establece a través de la antropología la conexión entre lo más arcaico, la tribu, la etnia...y lo supuestamente más moderno, la realidad virtual.

El libro, "Etnicidad virtual"... estudia los procesos étnicos que se dan en la red. Ya lo tenemos, cómo la postmodernidad se muerde la cola, mostrándose finalmente como lo arcaico y lo tribal. Internet nos pone los medios para desarrollar nuestros instintos tribales. ¡Quién nos iba a decir que internet nos ayudaría a retroceder 2500 años de esta manera!...jaja

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Sois como niños, como niños superdotados pero, al fin y al cabo, como niños: mutantes y antimutantes, pero niños. Por eso me encantaría estar ahí pero, es casi imposible que pueda escaparme en esa fecha del fin de los tiempos.
Un saludo

Anónimo dijo...

Según lo contaís tú y tus comentaristas dan ganas de ponerse con Mutatis mutandis ya. Gracias por las recomendaciones, como siempre muy sabrosas.

Jesus Andres dijo...

Hola Vicente, andaré por el encuentro el sábado.
A ver si nos tomamos una caña.
Yo pago la primera.

Un saludo.

luna dijo...

Leyéndolo estoy el Mutatis.

Por mi parte, te dejo un link muy propio para REINICIANDO AL MONSTRUO
http://images.coveralia.com/audio/m/Mojinos_Escozios-Semos_Unos_Mostruos-Frontal.jpg

Nos vemos muy prontito.

Anónimo dijo...

Pelín decepcionante el encuentro en LaCaEn del sábado: sucesión de monólogos sin demasiada conexión entre sí etc. Improvisar no es lo ideal: es sincero - quizás - pero se comentó entre el público que preferíamos no haberlo sabido por una estúpida y siempre mantenida ilusión de que alguien prepara alguna vez algo para nosotros, la verdad. Total, no nos habríamos dado ni cuenta. Lo mejor: HARPYA, el corto que presentó Jordi Costa y el chicle de Eloy (¿de menta?).
Saludos.

sinfonola dijo...

La idea de la alienación temporal, el robo del tiempo personal del individuo en favor del sistema capitalista, la disponibilidad 24 horas que algunas empresas nos exigen gracias a los avances de la técnica como el ordenador , internet, o el móvil puede estar dentro perfectamente del concepto de monstruo como lo siniestro. Aquello que siendo familiar “ el ordenador personal” que es un medio de ocio, para algunos sería incluso un medio de desarrollo personal a través de la creatividad y la búsqueda de conocimiento, se convierte por medio de esa alienación en el objeto de tu esclavitud, ocio y cadenas unido ¿puede haber algo más monstruoso?

Comentasteis también la sobre-productividad, la producción masiva de textos que lleva creo, que inevitablemente, a un detrimento en la calidad, a no ser que uno sea un Fénix de los ingenios, en cuyo caso hasta podría ser perdonable. Pero , en esa superproducción ¿acaso no subyace también una alienación al sistema? ¿Una ansiedad parecida, a la ansiedad provocada por la red, un afán de producción que dirige inexorablemente a ser devorados por el monstruo, el monstruo devorador del tiempo de cultivo del Yo en favor del ansia de fama y notoriedad ?

Creo que en esto está precisamente el concepto distópico de la realidad actual, el individuo no es dueño de su tiempo, se nos roba el devenir temporal y por lo tanto nuestra proyección, personal ( entendida como creación de mi propio YO ) hacia el futuro.

Por cierto, de todos los mutantes que conozco, el más monstruoso es sin duda “Kuato”de Total Recall, mezcla de alien y feto humano.

Anónimo dijo...

¿Buen encuentro este de Madrid?
¿Conclusiones?
¿Merece entonces la pena el libro de Eclipsados?
Cuántas preguntas y qué pocas respuestas. Perdona.
Ralf

Martín dijo...

Se editarán las intervenciones? ojalá que sí, por el bien de los que trabajamos en el extranjero y no podemos acercarnos a Madrid tanto como nos gustaría...

Raquel Giménez dijo...

¡Qué buena elección Charlie Parker para el audio de la web! Take Five es uno de mis temas favoritos.
Leeré algo en cuanto pueda escapar del trabajo.

Saludos.

Raquel G. dijo...

Al escuchar de nuevo el audio -en casa y con altavoces- decido que ése no es Bird. No, no es su sonido ni su digitación. Sé quién no es, pero no sé quién es ;-) Probablemente se trata de Paul Desmond, pero no estoy familiarizada con su sonido. En cualquier caso, ¡qué buena elección!

Perdón por lo banal del comentario, pero no me resisto a hablar sólo un poquitín de jazz.

Abrazos.