martes, 24 de junio de 2008

Coloquio sobre relato en La Sorbona

Esta semana hay un estupendo encuentro en La Sorbona, Vivir del cuento. La nouvelle hispano-américaine contemporaine Colloque international, organizado por Université de Paris Sorbonne-Paris IV y Université de Rouen, bajo la dirección de Adélaïde de Chatellus.

Os transcribo el programa porque podéis asistir en directo a las ponencias, a través de Internet. Yo hablaré el jueves por la tarde sobre nuevas formas de relato breve, en relación con Internet, Google, etc...

Cómo oírlo:
hay que entrar en http://vod.rap.prd.fr/ramgan/broadcast/actesorbonne.rm
Hace falta el programa « real player », que se podrá descargar en la pagina web de la Sorbona : http://www.univ-paris4.fr.xn--%20a-0ca partir de lunes 23.


Programa:

Mercredi 25 juin
9 h : accueil des participants
9 h 30-10 h : Angel Esteban (U. de Granada) : « Vivir del cuento : una necesidad en la Cuba del período especial” (sobre Enrique del Risco, Lailí Pérez, Leonardo Padura y Senel Paz)

10 h-10h 30 : Renaud Malavialle (U. de Paris IV) : « Tiempo e historia en los cuentos cubanos contemporáneos ».

10h30 -11h : discussion et pause.
11 h-11 h 30 : Clémentine Lucien (U. de Paris IV) : « La mort en gestation de Monsieur Madrigal de Virgilio Piñera »
11h 30-12h : José Manuel Camacho (U. de Sevilla): « La inmigración no es un cuento : Los sueños de América de Eduardo González Viaña (Perú)»

12 h-12 h 30 : discussion

12 h 30 -14 h : déjeuner

14 h- 14 h 30 : Marie-José Hanaï (U. de Rouen) : « El arte de la forma breve : los microcuentos de Fernando Iwasaki (Ajuar funerario) ».

14 h30-15 h : Efraín Kristal (Ucla U, USA): sobre Ajuar funerario de Fernando Iwasaki.
15 h- 15h 30 : discussion et pause

15h30-16h : María Pizarro (Brown University, USA): “Busco poco espacio para mi texto”
16 h- 16 h 30: Eduardo Becerra (U. Autónoma de Madrid) : “tendencias actuales del cuento hispanoamericano : ¿hacia una nueva reformulación del género?”

16 h 30-17 h: discussion et pause.
17 h-18 h 30: Table ronde /Mesa redonda sobre edición, traducción y difusión del cuento hispánico. Con Nira Reyes (Bibliothèque Nationale de France), Bernardo Toro (revista de cuentos «Rue Saint Ambroise») y Gustavo Guerrero (Editions Gallimard)


Jeudi 26 juin
9 h: Yohainna Abdala-Mesa (Colorado State University, USA): "Ecos faulknerianos y caribeñización de la voz colectiva en 'La muerte de la acacia' de Marvel Moreno".

9 h 30-10 h : Julien Roger (U. de Paris IV): « Diego Vecchio : contar el cuerpo ».
10 h-10h 30 : Diego Vecchio (Argentina) : lectura de ses textos.


10h30 -11h : discussion et pause.
11 h-11 h 30 : Lucien Ghariani (U. de Paris Sorbonne-Paris IV) : « Recto verso en la playa (hojeando un cuento de Andrés Neuman) ».

11h 30-12h : Alvaro Salvador (U. de Granada, España) : « Los cuentos españoamericanos de Andrés Neuman ».

12 h-12 h 30 : discussion et pause.

12 h 30 -14 h : déjeuner.

14 h- 14 h 30 : Camilo Bogoya González (Colombia) : lectura de « Un tren para Satoko ».

14 h30-15 h : Catalina Quesada (U. Paris IV/U. de Sevilla) : « De cuentos y fragmentos. El relato colombiano reciente »

15 h- 15h 30 : discussion et pause

15h30-16h : Paqui Noguerol (U. de Salamanca, España) « Cuentarlo todo : el texto breve como ejercicio de libertad ».

16 h- 16 h 30: Vicente Luis Mora («Ultimas tendencias del cuento actual: del decálogo del perfecto cuentista moderno al listado de Google»)

16 h 30-17 h: discussion et pause.

17 h-18 h 30: Table ronde /Mesa redonda : Iwasaki, Neuman y Méndez Guédez : lectura de sus textos.


62 comentarios:

_-_ dijo...

qu´´e bueno poderlo ver.

De paso aprovecho para saludar

A los vivos, a los muertos, a los del medio

A las bellas durmientes, mejor despierten.

La gasolina que pierden es su sangre

Nos ostiamos pero ya va bien. Manda cojones.

Tan tan tin tin ton ton ten ten tun etc.
Nace uno y muere otro,.

Michel Endo

naranaoro etc. y fueron felices y se defvoraron?

che ide?



Como el viento, vuelas o lo tomas. Es decir. Aprovecharlo. Las ondas. De radio. Si no se me entiende. No me pregunteis.

San google.

Antonio Jiménez Morato dijo...

Dejando a un lado lo acertado del nombre, me parece de un jetismo fascinante vender como algo muy interesante una cosa tan tendenciosa y partidista, que apesta un poquillo en la nómina de invitados, tan sólo porque le inviten a uno.
Lo siento, es lo que pienso, y no creo que sea el único.
Abrazos,

Francisco J. Santos Rebollo dijo...

"Esta semana hay un estupendo encuentro en La Sorbona..." Uy, uy, uy, es estupendo y chachi piruli, ah, y por cierto, participo yo y doy una de mis ponencias literario-tecnológicas, vamos el rollito de siempre... Soy guay y digo "Google" y "decálogo" y "cuentista" en la misma frase.

No obstante, no estoy de acuerdo con el sr. Jiménez Morato, porque en este caso la lista no es tan partidista y VLM no está rodeado de toda la colección de mutantes, Fernández Porta, Mallo, Ferré, y toda la panda de mutilados, algunos de los cuales no tiene las más mínimas nociones de ortografía y sintaxis, pese a su verborrea intelectualoide e insufrible. Y en cambio sí está Andrés Neuman, ese gran escritor e indudable teórico del cuento.

manolo g. dijo...

Vicente, deja de darnos envidia a tus blogolectores atiborrándonos con magníficos encuentros a los que no podemos asistir. Y viendo el programa te pediría que le des un abrazo chichimeco a tu predecesora, la simpar Paqui; para mi gusto quien mejor contempla el microrrelato en el panorama crítico actual.

Anónimo dijo...

La pensión de mi madre es una pensión de mierda.

Por eso me hice poeta.

Benjy, el poeta memo.

Juan Carlos Márquez dijo...

¿Y no se les ha ocurrido invitar a las jornadas a algún cuentista?
¿Es que tú sabes de todo, como los sabios de El Renacimiento?
¿Es "Mutantes" la biblia del nuevo cuento?
Me descojono. No, no hace falta que me pongas en los comentarios especialmente relevantes.

Anónimo dijo...

Es que Vicente, sólo a ti se te puede ocurrir hablar en tu propio blog de un encuentro en el que tú participas.

PD: Sé que esto no es justo, pero no he podido evitarlo. ¿Andrés Neuman ese gran escritor y teórico del cuento? Así nos va.

Juan Carlos Márquez dijo...

¿Neuman entre los grandes escritores y teóricos del cuento?
Algo se está pudriendo en Dinamarca.

Anónimo dijo...

Esto ya se parece a la página de la CEOE, que no sirve más que para anunciar sus cursos´para empleados jeeeeeeeeeeeeeeeeeee.

Anónimo dijo...

Tocayo, ahí has sido pelín injusto, mira sólo lo posteado en el mes de junio: Desde una reflexión sobre el terrorismo que ejercen los poderosos hasta la confesión de un aficionado al fútbol, pasando por un jugoso debate sobre la relación hombre- naturaleza, mediación-mediatización.

El blog se defiende solo.

Un saludo.

Francisco J. Santos Rebollo dijo dijo dijo dijo...

Bueno, lo cierto es que al jardín le están saliendo enanos. Aquí hay mucha gente mosqueada.

Parece que no siempre se iba a vivir del cuento (en el mal sentido). Ya está bien de rollito tecnológico y afterpop como única excusa para refrendar una literatura de nuestro tiempo. La literatura hay que demostrarla con calidad.

Estoy harto de los nocillas que hacen fuerza común para hinchar e hinchar la burbuja. Qué asco. Qué hartazgo. Estoy tan harto de toda esta popbasura como de los que van de sobrados como, los Jiménez Morato, o los Ferré, que van de críticos sobrados, que dicen que los premios son una mierda (porque no se los dan a ellos) y que no concursan, y luego te enteras de que están por ahí medrando en premiecillos de mierda que no consiguen.

En cualquier caso la calidad habrá que demostrarla con la obras. Menos parlota, menos pasillo, menos revistilla, menos medrar, coño.

Y viva Neuman. ¡Arriba!

Anónimo dijo...

Vivir para contarlo

Llego a trabajar. Son las ocho de la mañana. No empiezo hasta las nueve. Voy primero a desayunar otra vez. Pido un café con leche. Entran, después de mí, un grupo de técnicos de sonido y otros de un plató de televisión. Los de sonido son técnicos de doblaje. Cambian la voz original por otra traducida. Los de televisión, son los productores de una telenovela. Nos sentamos en la misma mesa. Gaby, de sonido, con su inexpresiva cara de tarjeta de identidad y mirada oculta bajo los gruesos cristales de sus gafas, me dice:
- Ayer te perdiste un fiestuki…
- ¿Dónde fuisteis?
- Cené con unos colegas. Acabamos en la discoteca Barbarie.
- Uf! ¿Has venido directamente?
Gaby hace un gesto de echarse agua la cara.
- Te ha dado el tiempo justo de quitarte las legañas …
Ahora arquea las cejas, como diciendo, es lo que hay…
Una chica de producción pregunta por la discoteca.
- ¿Es de ambiente?, ¿no?.
- Bueno, también es un after – contesta Miguel. Otro técnico de sonido.
- Lo mejor de cada casa - le digo.
Gaby continúa con lo que quería contar:
- Habían dos travestis,…, y le hago a una – con la lengua mueve el moflete izquierdo hacia fuera varias veces -, entonces se me acerca, … “¿griego?”, sí, “son cincuenta”, tíiiiiooooo,…- haciendo un gesto de decepción como diciendo que le había estropeado el plan al ponerle precio.
- Jajajajaja -, la risa es general.
- Por que le pareció caro … -, dice Miguel.
- Jajajaja -, más risas.
- Tenías que haber dicho, que no, griego, no, del barrio chino – le digo yo.
Y más risas.
Gaby continua, – luego le metí mano a la otra – acompaña la frase con un gesto con la mano como si recogiera agua. - Tíiioooo, si tu tienes chorra…- con cara de desconcierto fingido.
Nuevamente risas.
La chica que preguntó por la discoteca, le dice que como se atreve a contar eso.
- Afecta a tu dignidad.
Gaby pone una cara como que le da igual. Su cara. Le importa muy poco lo que piensen los demás. No hace daño nadie. Y no puede evitar vivir así. En el exceso. El exceso es peligroso pero allá cada cual si se lastima. Y a él además le divierte contarlo. Se concentra momentáneamente en su café. Como si meditase sobre que es la dignidad. Estoy seguro de que Gaby no cree que su dignidad sea mejor que la del travesti, ni peor que la de la chica. Él generalmente no responde las preguntas que provoca. Cuenta su historia. Apoyada en las interrupciones de los demás, pero sin desviarse de su guión. Casi parece que espera la réplica para continuar.
La chica le dice que un día le van a partir la cara. Precisamente la cara, pienso yo.
Gaby asiente con la cabeza resignado, sin levantar la vista del café, y luego mirando al frente, manteniendo la inclinación de la cabeza, – ayer me dieron.
- Jajajajaja.
- Se giró una chica y ¡pam! …– sustituye la frase por su escenificación, haciendo una mueca de dolor y encogiendo el bajo vientre - , …, y encima no había sido yo.
Las risas no cesan.
Suena mi teléfono móvil. Me levanto de la mesa a la vez que me despido por gestos. Gaby sugiere rápidamente que cenemos la semana que viene.
- Vale… Dígame?
- Eh, J! - aún añade Gaby -. Acuérdate de grabarme esos de la peli de la Coixet. ¿Cómo se llaman?, pregunta dirigiéndose a Miguel.
- Antony and the Johnsons.
Yo afirmo con la cabeza, pensando que esa música le va que ni pintada, mientras voy hacia la barra a pagar. A la misma camarera a la que Gaby, día tras día le ofrece que deje su trabajo para ir a vivir con él a su casa. Me lo ha contado varias veces:
- Sólo tendría que ocuparse de la casa, esperarme con la cena preparada, y por la noche, eso sí, rassss. El resto del tiempo que haga lo que quiera. A mí con que esté limpita cuando yo llegue, me da exactamente igual lo que haga con su tiempo libre.
Ella no le toma en serio. Y él no se preocupa de fingir una seducción canónica. Él tendría que fingirla.
Ella es realmente guapa, te puedes hundir en el azul oscuro de sus ojos. Y Gaby está dispuesto a saltar. Pero a ella le da miedo hundirse con él. Aunque prefiere pensar que no es cierto lo que le dice.
Pago y salgo, mientras hablo por teléfono.
- J? Soy María Gómez.
- Ey! María, ¡¿qué tal?¡
- Bien,…, te he querido llamar pero como he cambiado de móvil tantas veces, nunca tenía tu número. De verdad que te escrito mensajes varias veces sin llegar a enviártelos…Ahora estoy bien.
- Vaya. Me alegro de hablar contigo.
María fue mi jefa hace tiempo. Mi jefa en el trabajo. Le pregunto por su familia. Quedamos a cenar también para la semana que viene. Ya la imagino, con su pelo rubio, corto y despeinado, siempre sonriente, pasando a recogerme, orgullosa, con su llamativo descapotable.
Sigo hablando con ella mientras voy al despacho. La conversación se acaba al tiempo que enciendo el ordenador. Tal vez María me haga una propuesta como la de Gaby a la camarera. O tal vez podría cenar a la vez con Gaby y con María. Ella se moriría de risa, mientras Gaby contaría imperturbable como la grúa había retirado su coche una vez más, ésta por aparcar en la salida de emergencia de una comisaría.
Lo primero que hago es imprimir un folio con la frase, en letras muy grandes: “Las putas tienen derecho a una esclavitud tan digna como los demás” y debajo: “Seguridad social y pensión de jubilación para las putas, ya”. Voy a la fotocopiadora. Cuarenta. Start. Lo dejo allí, en marcha, sin recogerlo, y vuelvo a mi despacho, pensando que debía haber puesto “tenemos”. ¿Aceptaría la propuesta de María? ¿Aceptaría Gaby una propuesta idéntica a la suya, de la camarera? Gaby se mustiaría limpiando la casa. O saldría de fiestuki y no volvería limpito a tiempo de hacer la cena. Ni el desayuno. O tal vez se convertiría en un marido ideal.

Anoche dejé un texto como borrador a punto para publicar en mi cuaderno electrónico. Había estado trabajando en un brevísimo relato: “Hoy, pequeño haiku, no traigo más que flores”. Y un tercer verso que no llegó ni al borrador, que en cambio incluía una imagen. Había decidido poner flores en mi ventana, para mis amigas, en el Día Internacional de la Mujer. Antes de publicar el borrador decidí cambiarlo. Reduje más el texto, y lo coloqué en el lugar del título. Dejando como pieza principal del conjunto, la imagen.
Lo publiqué. Y me puse a trabajar. Más tarde leí los primeros comentarios y sugerí que copiasen e imprimiesen mi dibujo. Volví al trabajo. Siguieron llegando los comentarios, entre ellos un anónimo, “no se te ocurrió nada, ¿verdad?”. Lo leí justo después de haber anotado la historia del desayuno, así que no pude menos que reírme otra vez. Y no sólo por su desafortunado desconocimiento de mi realidad, sino por que me ayudó a ordenar algunas ideas. Claro! Eso es!, fue lo que me vino a la cabeza al leer todos los comentarios seguidos.

Estos días ando dando vueltas a la idea de la narración y sus múltiples enfoques, consecuencias y retroalimentaciones. Escribo todo esto para mí, más que para ustedes. Para tratar de desentrañar los motivos que me mueven a escribir. Y para buscar un camino en el que la narración no tenga por que ser sólo texto. Tal vez no haya más que vivir para contarlo. Y viceversa.

Entretanto escribí un brevísimo texto:

Hoy, pequeño haiku,
No traigo más que flores,
(Y un tercer verso desechado).

Una narración. A ello añadí un dibujo que había hecho hace tiempo. Un dibujo a pincel con tinta china sobre papel. El dibujo lo hice del natural. Evito ahora la palabra copiar para no enredar más el tema. El dibujo se constituye en otra narración. Fotografié el dibujo. Otra narración. Y lo colgué en la red. Otra narración. En total cuatro realidades distintas: natural, dibujo, fotografía y monitor. Cinco con el texto. Seis con el que leen.

Luego decidí reducir el texto. Tanto, que lo encajé en el título. Que también es texto. O sea narración. Y al mostrar, en sus monitores, la fotografía, del dibujo, de las flores reales, constituí una nueva narración resultado del conjunto de un texto y una imagen. Una nueva realidad. Una nueva narración. Una nueva verdad.

Y yo propuse que la copiaran e imprimieran. Reconvirtiéndola en objeto y multiplicándola.

Está narración en la que predominaba la imagen suscitó una maravillosa respuesta: “Qué linda, es como si tuviera pajaritos en vuelo”. Otra narración. También las otras, anónimo incluido. Pero ésta especialmente juega a mi favor. Creó un nuevo capítulo en el relato.

Y yo ahora lo cuento todo en una nueva narración. Esto es lo que ocupa ahora mi cabeza. ¿La narración construye la realidad? ¿Qué narración puede hacerse en ésta realidad? ¿Qué realidad me interesa narrar?

Me he propuesto trabajar como en un lienzo en mi cuaderno electrónico.

Hay una conocida obra de arte electrónica colgada en la red. Cuando la buscas con el explorador aparece un fondo gris. Toda la pantalla gris. Técnicamente el lugar de trabajo que aparece en la pantalla se llama lienzo. Y esta obra de arte también se llama “Lienzo”. Una referencia pictórica a obras como “Cuadrado negro” de Kasimir Malevich.

En contrapartida al lienzo mostrado, para mí, los comentarios son como las visitas al taller. ¿Qué estás pintando? Me gusta, o no me gusta. Hay inesperadas visitas de desconocidos con aportaciones increíbles. Otros miran el lienzo, escuchan en el taller tras la puerta y se van sigilosos. Todo está bien. Y también hay quien te deja un graffiti.

Supongo que el lector, el que compra un libro, espera encontrar un texto. Y el que compra un libro de fotografías espera encontrar imágenes. También hay libros ilustrados. E ilustraciones con pie de foto. Para mí, todo tiene la misma importancia. Y debe exigirse el mismo nivel en todo lo que uno muestre. Han de mirarse con la misma atención, los textos, la maquetación, o el color de fondo. Hasta el título.

Pero, ¿y si hubiera sido yo mismo el que introdujo el anónimo? ¿Y si hubiera querido comprobar que ustedes esperaban una narración escrita, tanto si fuera real o inventada, y no admitirían una imagen como narración?

No, no fui yo. Yo soy capaz de inventarlo, como ahora, pero no de hacerlo realmente. No engaño a los demás como no me gusta que engañen. Excepto en la ficción. Cuando invento y ustedes saben que invento. O cuando cuento algo que no importa si es real o inventado. Pero básicamente invento poco. Observo y narro. Explorando las posibilidades de desarrollo del relato. Casi siempre participo de la acción, aunque sólo sea como observador. Como en la cafetería.

Las flores se podían tomar en una lectura muy visual, la que yo ofrecía. O en una lectura narrativa, la que suscito la maravillosa respuesta. Quién se equivocó fue al anónimo. Que vino buscando una narración. Y no la supo ver. Inventó el anzuelo y lo mordió.

Un anónimo inteligente habría sido: “Ceux ne sont pas des fleurs”, en alusión al célebre cuadro de René Magritte, “Ceci n’est pas une pipe”. Que recuerda que, un cuadro de una pipa, no es una pipa. Y que una imagen de unas flores no son unas flores. Yo las regalaba simbólicamente, claro. Pero habría aplaudido una intervención tan ingeniosa. De hecho quién lo hizo tiene suficientes recursos como para hacerlo. Creo que fue un comentario desafortunado, nada más. Saber que quién lo hizo esperaba algo, no deja de ser una alabanza. Anónimo, ésta es tu casa. Tú has participado de ésta historia. Nada me haría más feliz que un mensaje tuyo, por ser quien eres, diciendo:
- Fui yo. Saludos.
Y yo contestaría:
- Todo está bien. Fin. (Dentro música, Bet Gibbons & Rusty Man: I’ll be there any time…).

J.

cristobal alvarez dijo...

hola vicente,
no sé si será cosa mía pero lo he intentado todo, no he podido ver correctamente los enlaces, parece incorrectos o rotos...
es una pena pues tiene un pinta excepcional el evento...gracias¡¡

Anónimo dijo...

por cierto, estoy alucinando con el personal que hay por aquí lanzando dardos...madre mía... y yo que pensaba que sólo pasaba en el mundo del arte...joder...no comment...

Sergi Bellver dijo...

Mora, no tienes ni idea.

(Quítenle el guiño, es literal).

Había dicho que no hablaría más de estos temas, ni aquí ni en mi bitácora. Pero lo de hoy se pasa de rosca. Si yo fuera más inteligente callaría o recurriría a la breve ironía. Pero me puede más el pulso.

Lo siento, Vicente, a veces me gusta leer tu Diario, a veces aprendo, a veces me estimula las neuronas, pero en otras ocasiones caes en un cinismo atroz que, francamente, ya no me enoja, sino que me apena (por redundar en los vicios de siempre en la cultura española).

Habrá quien piense (yo lo pienso, y se me ocurren al menos diez nombres, menos "visibles", desde luego ni titulares ni suplentes en ciertas alineaciones) que hay otras personas mucho más preparadas para hablar del cuento en La Sorbona (de nuevo lo siento, Vicente, yo creo que tú puedes hablar con propiedad de poesía, del Instituto Cervantes en Nuevo México, de la relación entre Super Mario Bros y las carreteras macarthyanas, del retractilado conjunto de novelas y sobres de muestra de crema de cacao con avellanas, o, ya sin mala leche —me río por no llorar—, también de mucha literatura y de la buena, porque hay que reconocerte criterio para unas cuantas cosas —lo de la poesía te lo admito e iba muy en serio—), pero lo más triste no es eso, sino que se sigan vendiendo motos y entre la humareda los lectores se pierdan a quien SÍ sabe del cuento, sólo porque no medra, porque no se le da bien vivir del cuento. Lo más triste es que un puñado de parisinos van a pensar que "eso" es el cuento hoy en castellano. Google, (do)decálogos, en fin, esperaré a ver cómo lo desarrollas, pero la perspectiva es lamentable.

También me apena que todo esto derive hacia lo personal, y en eso caemos todos, empezando por ti, Vicente, lo reconozcas o no, por tus amigos, siguiendo por mí, por mis amigos, y los enemigos, claro, hasta por Morato, a quien hay que echar de comer aparte.

Me sigue molestando la cobardía del anonimato, pero uno ya empieza a dudar, si no será mejor dejar de firmar con nombre y apellido, porque sabe que todo lo que diga y cualquier debate que plantee será ignorado por sistema. Que los primeros que hacen que todo sea personal son los que marginan la firma y con ella la idea.

No siento ninguna envidia porque seas tú quien dé una charla sobre el relato en La Sorbona. No sean tan zafios los anónimos demagogos. A mí no se me ocurriría en la vida, del mismo modo que jamás volveré a escribir un poema: no es mi terreno y le tengo tanto respeto a la poesía que me aparto. Con noventa años está bien ir haciendo caja aquí y allá en charlas canaperas y en sillones apolillados, pero con treinta y tantos la fiebre creativa debería coparlo todo, digo yo. Si eres un escritor, Vicente, escribe, y demuestra tu talento con ello. Pero si participas en el Gran Circo, luego no te sientas dolido si unos ríen tus gracias de arlequín ilustrado 2.0 (modelo Nexus con chip A. I.) y otros nos fijamos en la nariz roja (la verbenera de toda la vida).

A mí me interesa la literatura, pero vida y letras se acaban mezclando en algún momento. En lo personal y en la vida, soy un ser amistoso, incluso alguna vez he intentado llevarme bien contigo, y hasta con Morato, pero dos no congenian si a uno no le da la gana o te mira por encima del hombro.

Allá cada uno. Tú al menos, interesado o no, hablas de tus amigos. Morato es incluso capaz de dejarse llevar por la enemistad para NO hablar de un magnífico libro de un amigo. Luego, ninguno de nosotros separa la literatura de lo personal...

En fin, escribo este comentario en caliente, bien saben amigos míos que no quería, que no debía y que seguramente meta la pata, pero de veras que me parece tristísimo todo esto, en lo personal y en lo literario. Pero sobre todo en lo literario. Insisto: no puede hablarse de la situación del cuento en esos términos y en ese espacio, sin que un montón de buenos cuentistas no se sientan, como mínimo, incómodos.

Los escritores de cuentos no tienen a Neuman como referencia, con franqueza, Vicente. No le ataco a él, ni a nadie, sólo constato un hecho. Me pregunto si vas a hablar de tu cuadrilla mutante o vas a mencionar a los cuentistas que sí han creado emociones, narrativa luminosa y magníficos libros de relatos en las últimas décadas. No me hagas escribir la lista. Los buenos lectores la saben de sobras y no quiero mezclar a nadie con mis diatribas.

La postura más inteligente es pasar, lo sé, pasar de todo y dedicarse a la escritura, HACER, SER, y dejar de lado todo lo demás. Pero a veces la estulticia le puede a uno. Y como yo ahora, se equivoca al no callar. Porque al final no sirve PARA NADA, porque todo esto se lo llevará el viento, esta Feria de Vanidades echará el cierre y las ratas se comerán nuestros trajes (imperiales).

LO QUE ME DESANIMA DE VERAS NO ES QUE QUIEN QUIERA HABLE DE SUS AMIGOS, DE GOOGLE, DEL VACÍO EXISTENCIAL SARTRIANO QUE SE AGAZAPA TRAS EL BOTÓN STAND BY DE LA XBOX, O DE LO QUE LE DÉ LA GANA Y DONDE LE PAGUEN. CADA UNO YA SABE A QUIÉN CONTRATA. LO QUE ME APENA ES QUE ESO NO SE VEA COMO UNA OPCIÓN MÁS, Y DISCUTIBLE COMO TODAS, SINO COMO "LA VERDADERA VANGUARDIA", EL "NOSOTROS SÍ QUE SABEMOS", "NOSOTROS ESTAMOS IN", ETCÉTERA.

(No "grito", aclaro, sólo destaco por resumir mi comentario).

En un mundo ideal me hubiera encantado encontrar puntos de unión entre todos, temas de debate general, filias particulares, enriquecimiento cultural hecho y compartido por todos. Pero me temo que ni con ración triple de la huxleyana soma dibujaré nunca esa sonrisa.

Damos asco, todos. Qué lástima.

Acabo con las palabras de un perfecto imbécil:

"En literatura, de cada autor sólo queda el trabajo tras de sí, aquello de su escritura que tiene la facultad de recobrar vida en manos del otro. Y esa conexión sucede en singular, sin colectivos, sin generaciones, sin intermediarios. Hay literatura en un texto o no la hay. Todo lo demás es paja, Mercado y bisutería."

En fin, Vicente, me hubiera encantado llevarnos bien, si te hubieras dejado. Al final tendrán razón ciertas amistades comunes (que algo tenemos en común) y sería mejor hablar de todo esto entre cañas. Seguro que nos acabamos entendiendo. Te seguiré leyendo, cada vez más en silencio, lo prometo. Dale recuerdos a la île de Saint Louis, mi rincón favorito de París.

pd: Ya que se mencionó el centrocampismo en este diario, hablemos de algo más serio y aglutinador, hermanos: Porra para hoy: Rusia 2-3 España (pasándolas putas en la prórroga).

Anónimo dijo...

JODER, QUÉ TROPA....

Ibrahím Berlín dijo...

¿Alguien sabe cómo hay que hacer para oir las conferencias? Los enlaces del post no funcionan -al menos a mí-, pero es que tampoco va este:

http://www.univ-paris4.fr/fr/spip.php?article7244

Agradecería vuestra ayuda, a ser posible antes de las 4. Gracias de antemano.

Saludos.

Sergi Bellver dijo...

Ibrahim, entra por la página oficial de La Sorbona y sigue las pistas, prueba con esto y a ver si funciona.

Anónimo, aporta algo.

Sergi Bellver dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergi Bellver dijo...

Desde esa página, donde dice "aquí" para escuchar, a mí se me abre el Real Player pero no el archivo, tal vez es que no hay emisión hasta las 14 h., porque están de déjeuner, bien sûr...

Si tengo interés en escuchar la ponencia de Vicente es, sobre todo, para ver si se luce, me calla la boca y he de darle la razón. Me encantaría, en serio.

Juan Carlos Márquez dijo...

Rusia 0 - España 2

Ibrahím Berlín dijo...

Estamos en las mismas, Sergi: a mí me dice que el vínculo puede estar anticuado o no ser exacto. Supongo que será lo que tú dices.

En cuanto al debate, tampoco tengo muy claro de qué va el asunto: si el problema es con la La Sorbona por llamar a Vicente, o porque éste vaya a leer una ponencia titulada como se titula. Para ser sinceros, ni conozco a Ángel Esteban, ni a Renaud Malavialle, ni a Clémentine Lucien, ni a José Manuel Camacho ni a… En fin, tampoco sé si esta gente escribe cuento, ni si son el máximo exponente en la práctica del género. No tengo la más remota idea de nada. Solo que a priori parece que quienes participan en él proceden de ámbitos académicos, por lo que tampoco creo que haya que tomarse la legitimidad o no de los participantes como si entre manos estuviera la alienación de esta tarde (sin que esto signifique minusvalorar el encuentro, claro está).

Por otro lado, me sorprende la cantidad de payasadas que se están diciendo desde que se ha abierto un poco más la libertad de expresión en el blog (digamos: fin de la censura a priori): que si «panda de mutilados», que si anónimos por allí y por allá. A ver si ahora resulta que vamos a tener que poner policía para que los niños hablen con criterio; o al menos para que se dejen en casa la dialéctica de los puños y las pistolas. Para jugar a Unamunos y Primos de Rivera ya somos (democráticamente) mayores de edad, opino.

A ver qué tal la ponencia.

Saludos.

Ibrahím Berlín dijo...

Donde dije alienación quise decir alineación, claro está. Lo que nos faltaba, jugadores alienados; para eso ya están los bolcheviques.

Sergi Bellver dijo...

Respeto más a una persona que venga de frente y discrepe, aun con vehemencia, Ibrahim, que a ciertos anónimos o pseudoanónimos (es lo mismo), ni aunque coincidan con uno por casualidad.

Quedan cinco minutos para las dos...

Por cierto, ya ha habido uno de esos anónimos lerdos que ha venido a insultarme a mi bitácora. Lo he borrado (no acepto insultos ni a mí ni a terceros). Aunque me preguntaba por esa lista de cuentistas que saben (la gente está enferma de nombres) con esa bravuconería del borrachuzo que esgrime una botella rota en la verbena del pueblo.

En vez de contestarle directamente, os copio el enlace a una página del Ministerio de Cultura. Ahí sobran unos cuantos relatos, flojos, a mi parecer, y sobre todo, faltan como mínimo ocho buenísimos cuentistas (imprescindibles), pero en fin, los lectores pueden hacerse una idea de cómo está el cuento en España de la mejor manera, sin ponencias ni teorías de la relatividad: leyendo cuentos por sí mismos, apreciando el trabajo del escritor.

Podéis leer unos cuantos aquí

Anónimo dijo...

Hola a todos.

A mí se me abre la pantalla gris del real player con muy poca pinta de funcionar. ¿Teniendo el PcLinux también se puede escuchar?

S.O.S.

(tampoco es para tanto, Ibrahim, ya, pero me molaría escucharlo).

Es una pena, Sergi, que optes por el silencio, me interesaban mucho tus comentarios en los debates que aquí se suscitaban. Por lo del contrapunto, no sé.

Amigos, la discrepancia hace que esto no sea un pseudocafé, pero tiene razón Ibrahim, mejor discrepar sin retóricas belicistas, sobre todo si se hace desde el anonimato.

"Pseudocafés son aquellos en los que sientan sus reales una única tribu, poco importa si señoras de bien, de jovenzuelos de bonitas esperanzas, grupos alternativos o intelectuales al día. Toda endogamia es axfisciante, incluso los colleges, los campus universitarios, los clubs exclusivos, las clases piloto, las reuniones políticas y los simposios culturales son la negación de la vida, que es un puerto de mar",

dice Magris

Otra pregunta: ¿Alguien sabe donde está ahora el blog de Wilco _-_?

Un saludo.

Anónimo dijo...

Este último comentario es mío, de Oche, lo siento, a veces se me olvida firmar.

Oche.

Sergi Bellver dijo...

Familia, por fin. En el Mac de la oficina no se abría. He instalado el Real Player en un Pc portátil, y creo que el problema es que "algunas aplicaciones" del programa bloquean la reproducción. Si os aparece en algún momento "desbloquear" lo que sea con el Firewall, dadle a ver.

Yo ya estoy escuchando la ponencia, en directo (sólo audio, aclaro, no hay vídeo), a una mujer con un agradable acento franco-latino.

A ver si puedo grabar lo de Vicente .

Un abrazo a todos.

pd: Oche, tienes parte de razón, pero el silencio es lo más práctico cuando se te "forcluye" por sistema.

Ibrahím Berlín dijo...

En efecto, ya funciona.

¡Gracias!

Sergi Bellver dijo...

Ibrahim (o quien pueda), si me puedes hacer el favor de grabar (no sé programar el Real Player) de 16 a 16.30 la intervención de Vicente, te lo agradecería muchísimo. Me temo que voy a tener que desconectar dentro de un rato.

(pd: creo que era un tema técnico de ellos, ahora funciona perfectamente tanto en el Mac como en el portátil).

Anónimo dijo...

B le dice a su madre que de mayor quiere ser poeta. La madre de B le pregunta que porqué no mejor cuentista. B se lo piensa, y después de un rato y le dice a su madre que sí, que prefiere ser cuentista, y entonces, la madre de B, con una sonrisa en la boca le tiende un bocadillo de nocilla y le dice: "pues come, cariño, que tienes que comer muchos de estos".

B.

Benjy, el poeta memo

Anónimo dijo...

Buenas tardes. En serio.

Si alguien ha podido grabar alguna (o para el caso, todas) de las conferencias, le agradeceré se digne en colgar un enlace.
--

Por lo que sé, el antiguo blog de Wilco no está disponible en la actualidad. Hay otro que aparece al hacer clic en su "nombre", que vuelve a ser _-_ , en apariencia.

En realidad aparecen dos, pero el que no es

all o´fugue

o

http://artofugueverde.blogspot.com/

no se abre o tarda mucho -demasiado - en hacerlo.

No tengo ni idea del resultado de hoy, ni de los motivos de la eliminación del blog. Pero aprovecho para saludar

"A los vivos, a los muertos, a los del medio

A las bellas durmientes, mejor despierten. "

Un saludo. Creo que la culpa es del calor que hace, entre otros efectos mariposa. Hasta otra.
--

c.m.

Ibrahím Berlín dijo...

Ando subiendo la ponencia de VLM y el debate que ha suscitado a la red. Espero que entre hoy y mañana estén listos los documentos de audio. Ya informaré al respecto.

Solo dos comentarios en cuanto a la ponencia:

1. De nuevo en el debate aparece el célebre/ manido argumento de «eso ya aparecía en [seleccione el movimiento creativo que prefiera: se valorará antigüedad]» No hace mucho, aparecía en el blog de Agustín FM una reseña sobre Nocilla Experiencie en Letras Libres que decía: «el arte progresista no está obligado a ser nuevo sino actual.» A mi juicio, esta aseveración acaba en buena medida con el desgastado argumento.

y,

2. Ya que lo tocas tangencialmente, Vicente, he de confesar que tu reseña de ‘España’ en el último Quimera me plantea severas dudas sobre los límites ontológicos de la novela en la narrativa mutante (me van a permitir que hable así: el calor de la submeseta mata más neuronas que la cocaína, las autoridades sanitarias advierten). Aunque mis conocimientos en teoría literaria son solo rudimentarios, aparte de que yo soy la última persona en sentar cátedra respecto a lo afterpop; cada vez me parece más difícil distinguir entre lo que sería relato (‘España’), y lo que sería novela (‘Circular 07’ o ‘Nocilla Dream/ Experiencie’ [en este sentido, si de algo estoy seguro es que probablemente sean mayores los intereses editoriales de Alfaguara que los de DVD]) Creo que es obvio que tanto tu novela como la de Agustín tienen más posibilidades de ser catalogadas como colección de microcuentos —acaso unidos por un hilo contextual, que no argumental— que como novelas estrictas en el sentido convencional. Así las cosas, yo preferiría descartar el concepto de género (también creo recordar que M. Vilas no hace demasiada distinción entre prosa poética, poesía y narrativa, aunque ahora mismo no caigo en la fuente de la entrevista) en aras de, simple y llanamente, “texto mutante”. Pienso en las palabras de Ignacio Echevarría en ‘Bolaño Salvaje’: «Hace muy poco, a propósito de ‘La velocidad de las cosas’, de Rodrigo Fresán, hubo ocasión de hablar de un género mutante, a medio camino entre el relato breve y la novela.» El asunto de los géneros en pleno proceso de globalización —siento lo desmesurado de la metáfora— me hace pensar en el fin de los estados-nación modernos devenidos sociedad pangeica sin fronteras.

Por lo demás, ha sido un agrado escuchar tu ponencia.

Un abrazo,

Ibrahím Berlín dijo...

Caramba, los mp3 han tardado menos en subir de lo que yo creía. Aquí están:

http://www.musicwebtown.com/ibrahimberlin/198026

Os explico: dado que el formato original de los audio está pensado para reproducirse en RealPlayer, he tenido que montar un dispositivo de cableado al más puro estilo Stasi para grabar las conferencias en .mp3. Como la grabación ha sido en directo, hay algún que otro fallo debido a la conexión; también falta apenas un minuto de la presentación y otro poco del comienzo de la pregunta de Neuman. Ahora solo falta rezar para que ni Real Player, ni La Sorbona ni los participantes en el encuentro me demanden. Y por el partido de esta noche, claro.

Saludos.

cgamez dijo...

Ibrahím eres lo mejor.

Paso de descalificar que es poco analítico.

Anónimo dijo...

muchas gracias ibrahim¡¡: mutantes del mundo, uníos¡¡

Vicente Luis Mora dijo...

Caramba. Son las tres y diez de la mañana, me he conectado después de dos días metido escuchando conferencias y, la verdad, me he quedado muy sorprendido leyendo la ristra de comentarios. Cuando el otro día colgué lo del encuentro del Círculo de Bellas Artes sobre poesía y filosofía, donde no intervengo, nadie me dijo que era generoso por comentar y recomendar vivamente un congreso en el que yo no voy a intervenir. Parece ser que puedo echarle piropos a un encuentro si yo no acudo; pero, si acudo, no.

Hum. Eso es muy justo.

Si a alguno le sirve de consuelo, o de atenuante, no pongo muchos de los encuentros a los que voy o de las conferencias que doy. Supongo que debo ser un huevo de justo, ético y molón por callármelos. Guay, me seguiré callando algunos para seguir pareciendo chachi.

Por lo demás, y con sus peros, que los ha habido, podéis escucharlos (eso también me pareció interesante, Ibrahim lo colgó casi todo aquí: http://www.musicwebtown.com/ibrahimberlin/198026, por si no podéis acceder a la página de La Sorbona), hay bastante gente a la que le ha parecido interesante mi acercamiento. Por cierto, si no veis la imagen, se pierde alguna cosa, porque proyectaba un powerpoint y era muy visual, pero aun así espero que sigáis el hilo. La mayoría de vosotros, si visitáis con frecuencia el blog, ya conocéis de sobra el discurso. Tengo uno, y lo defiendo con la honestidad que puedo. Lamento que pueda sentar mal a alguien. Creo que tengo varias cosas e incluso muchas cosas que decir sobre el cuento, la verdad. No sólo porque lo practico, sino porque lo reseño, y estudio muy detenidamente sus nuevas formas. La "sospechosa" selección de relatistas invitados al encuentro no es de mi responsabilidad, querido Antonio Jiménez Morato; pídele responsabilidades a quien las tenga, pero yo no soy culpable más que de mi crimen de aceptar una invitación. La próxima vez declinaré la oferta, diciendo que tú eres mucho más inteligente, mejor escritor, con muchos ensayos publicados sobre literatura y que eres tú el que tiene que ir, en mi lugar. I promise.

Sergi, lamento mucho, de verdad, si te has molestado. Pero sigo sin entender ninguna de las cosas tristes que supongo que he hecho. Si yo pensara que un encuentro no es estupendo, ¿para qué iba a ir? ¿Y por qué no puedo decir que voy a un encuentro estupendo, cuando lo podéis escuchar -entero, no sólo a mí- por Internet, para juzgarlo, y a lo mejor os interesa saberlo?. Si no es por mi post, mucha gente no se habría enterado. De hecho, una chica que vive en París, y que lee el blog, se enteró de que venía gracias a ese post. Esta tarde se ha presentado, hemos estado hablando amigablemente y me ha pedido que lea su novela, lo que haré encantado. Si no hubiera colgado el post, ni se hubiera enterado de que ando por aquí; esa comunicación no se hubiera producido. Por mí, Sergi, no hay en absoluto ningún problema. Tienes mi mano tendida, y si quieres cualquier explicación, o si quieres lo que sea, ya sabes mi correo, vicenteluismora@yahoo.es, y yo por mí tan amigos, porque sinceramente creo que no he hecho nada malo.

Es extraña esta tensión contra mí que aparece a veces. Parece que todos los demás tienen derechos que yo debo negarme a mí mismo. A ver si sólo voy a poder hablar de cosas en las que yo no tenga nada que ver, macho. ¿Juzgáis a todo el mundo con la misma dureza? ¿Cuando algo bueno os pasa no lo decís, pensáis que es indigno o amoral, no comunicáis a los amigos cuando ganais un premio, os van a publicar un libro, vais a tener un hijo, vais a cambiar de trabajo para mejor...? De verdad, creo que a veces buscáis fantasmas donde no los hay. El encuentro ha sido estupendo, he aprendido mucho y ha habido, con las pertinentes excepciones -como en todos lo encuentros y congresos del mundo-, un buen nivel. Yo iba y no pasa nada por eso. Cuando no he ido no ha pasado tampoco nada. Renuncio a bastantes encuentros al año, hay gente que está leyendo esto y lo sabe. Así que tranquilidad, muchachos. De verdad que la guerra está en otra parte. Ojalá toda esa energía la volquéis en vuestros textos.

Lamento mucho esta decisión, pero a partir de mañana moderaré de nuevo los comentarios. He hecho la prueba, he dejado la opción, he pensado "se brinda un espacio razonable y abierto, seguro que todos -y no sólo los amables visitantes de siempre, cuya razonabilidad, como la de Sergi Bellver, por ejemplo, está más que contrastada- se comportan, seguro que saben, todos, debatir sin insultar y criticar sin faltar". Pues no. No hay manera. El de la buena educación es, en el mundillo literario español, un paraíso perdido. Y eso sí que es triste.

Mientras tanto, y si puedo, si me dais permiso, si se me autoriza para ello, seguiré poniendo en el blog cosas que creo que pueden interesar a alguien.

Aunque sea a mí.

Un abrazo a todos.

Juan Carlos Márquez dijo...

"Cuando haces pop ya no hay stop". Hasta siempre.

Vicente Luis Mora dijo...

Hasta siempre, Juan Carlos. No creo que nadie te eche de menos. Saludos.

Ibrahím Berlín dijo...

Aunque en cierto modo sea abusar de tu paciencia, Vicente, agradecería notablemente que me ayudases a resolver la duda que ayer planteaba sobre la cuestión de los géneros. (Se me viene a la cabeza, a modo de ejemplo, el debate sobre si ‘Dinero’, de PGC, era un libro de microcuentos o de prosa poética: http://criticadepoesia.blogspot.com/2007/12/el-cultural-segunda-semana-de-diciembre.html). Revisando tu bibliografía con el objeto de encontrar algún tipo de definición, me encuentro que en ‘La luz nueva’ hablas de “miscelánea de cuentos y poemas” para referirte a ‘El malestar al alcance de todos’. Pregunta obvia: ¿no es exactamente ‘Circular 07’ eso mismo? Y vuelta a lo de ayer: dónde se encuentran entonces los límites de la novela.

*

Igualmente he estado echando un ojo a las innumerables reseñas de Nocilla Dream y Nocilla Experience —a las cuales tú te refieres como novela— y mi primera impresión es que buena parte de los periodistas que se ocupan del texto prefieren evadir el asunto mediante el empleo de otros conceptos (obra, texto, capítulos, etc, etc). Ejemplos significativos son:

«Decimos narrativa porque la obra está a caballo entre la colección de relatos y la novela. La explosión de fragmentos que sólo tienen en común algunos motivos (el desierto, la carretera, la ciencia, Internet) convierte el proyecto del poeta gallego-mallorquín en uno de los más arriesgados del panorama actual.» nº 277, Quimera, sobre N. Dream.

«El primer problema es si se trata o no de una novela. Problema implanteable que el autor ha despachado irónicamente, imaginando unas reacciones de perplejidad o resistencia que este crítico no piensa adoptar.» J.M. Pozuelo Yvancos, ABCD, enero 2007, sobre N. Dream.

«Si pretenden acceder a las páginas de este libro inclasificable…» (J.F. Ferré, Diario Sur, sobre N. Dream), o también: «Nocilla Experience es uno de esos libros inclasificables...» (Nacho Montoto en Cuadernos del Sur)

*

En fin, como siempre muchas gracias. Y cuídate del jet lag.

Un abrazo,

Juan Carlos Márquez dijo...

Mientras no me echen de más, como te ocurre a ti...

Vicente Luis Mora dijo...

Querido Ibrahim, no se me olvida, lo que ocurre es que ayer me acosté a las cuatro, leyendo comentarios, contestando y respondiendo a alguno de los 97 mails que tenía pendientes. Es curioso: ayer, Eduardo Becerra, catedrático de la Autónoma de Madrid y especialista en relato hispanoamericano, me hizo la misma pregunta sobre los géneros. Parte de tu pregunta respecto a las novelas-libros de cuentos la contesté en la propia ponencia, pero esta noche o mañana por la mañana te contesto mejor. Ahora me voy a la librería de Sylvia Beach. Saludos.

Sergi Bellver dijo...

Previa: durante un tiempo moderé comentarios en mi bitácora, ahora, excepto cuando se recurre al insulto, los acepto todos, en el fondo es mejor así, dejar que cada uno se retrate. Y además eliminas cualquier sospecha sobre la verdadera libertad de expresión. En fin, es mi consejo, haz lo que estimes oportuno.

***

Vicente, aparte de intentar ser "razonable" (no siempre lo consigo, lo siento) y no faltar al respeto (eso a rajatabla), trato de no ser injusto. Si te parece que lo he sido, lo siento mucho, pero pasiones aparte, hablé con el poso que da la fidelidad a una idea y a una posición sin fisuras (no me gustan las componendas) pero flexible (estoy siempre dispuesto a que argumenten mi error, a aprender). Me conduzco humilde pero no modesto, es decir, siempre atento a los que saben más que yo, pero sin adular ni hacerme de menos.

Según se planteaba tu ponencia, me temía lo peor. Pero aún así dije que esperaría a escucharla, cosa que aún no he podido hacer (gracias de antemano, Ibrahim). Ya te diré.

El simple hecho de estar aquí, de pasarme media hora trasteando con el Mac y el PC para escucharte, y para echar una mano a otros, ya indica que me interesa parte de lo que haces, que "algo" mueves.

Sabes que tú, con el criterio que estimaras oportuno, has ignorado a menudo a unos contertulios que venían a debatir (no me refiero a anónimos y resentidos, a esos ni agua). Es tu casa, tus normas. Pero como es pública también (y por ello, por exponerte, te he respetado aun cuando discrepara), algunos decimos en público "esto no nos gusta".

Yo no he dicho nada (creo recordar) sobre el hecho de que dieras noticia de las conferencias. Me parece estupendo, me entero, las compartimos todos por Internet. Que comuniques una actividad, participes o no, me parece útil, así de simple. Si no dije nada sobre el encuentro en el que participa Eduardo, por ejemplo (nadie ha dicho tampoco nada sobre La vida nueva, por cierto) es porque, como dije, la poesía no es mi medio.

Lo que me molesta, Vicente, es que por el motivo que sea, una única visión de la narrativa actual sea la que no sólo se está conformando como lo que debiera ser: una alternativa, sino una sucesión en toda regla, un pleno traspaso. Lo que veo injusto, si se me permite, es que la visibilidad de la movida afterpost y sucedáneos sea tanta, y según sople el viento nos pongamos marginales y antisistema o en el mismo eje de la rueda.

En el fondo, Vicente, lo que me jode es que autores que no saben o no quieren venderse como "figuras", y que sólo se dedican a escribir, a escribir y a escribir... permanezcan INVISIBLES para la mayoría de lectores. Y de esa jodienda no tiene la culpa nadie más que el Sistema y el Mercado, de acuerdo. Pero me entristece que quienes sí podrían preocuparse y ocuparse de esos autores y de esas narrativas (e incluso poéticas), como tú mismo, Vicente, no lo hagan porque no son de su grupo de amistades y acólitos.

Si mañana viene un tipo que yo deteste y se desmarca con un "cuentario" cojonudo, te aseguro que hablaré de su literatura en clave positiva. Si un amigo firma un bodrio, tengo algo de tacto y por lo menos no lo menciono. Y sobre todo, como no se puede ser un "titán" en todo, si uno está más flojito en un tema que en otro, le cede la silla al que sabe. Escribir y comentar narrativa no basta (son legión).

En fin, no sigo, que ya me has aguantado bastante. Por resumir, el problema no está (para mí, al menos), en que uno diga en qué acto va a intervenir (si lo que estoy deseando es acudir a montones de esas iniciativas y que se me caiga la baba por la lucidez y la erudición del ponente: lo que anhelo es seguir aprendiendo, siempre), el problema está en que cuando se te ofrecen tantos y tantos micrófonos, se desaproveche la impagable oportunidad de acercarle al lector TODO lo bueno y bello que se escribe, y no sólo una porción, por interés, por mal entendida "modernidad" o por amiguismo.

Espero que entendamos todos que es de la sana y respetuosa discrepancia de donde en verdad brotan las ideas más fértiles. Del compadreo (y me pongo a mí mismo en cuarentena) no vienen nada más que los vicios de siempre en la cultura de esta España ramplona.

pd: me alegró mucho equivocarme ayer con la porra. A ver si cuando te oiga me equivoco también y me llevo dos alegrías. La ponente anterior recorrió algún que otro lugar común, pero también dijo cosas muy interesantes. Eso sí, la lectura del autor hispanoamericano a eso de las 15h fue un tanto insufrible... De 15.30 a 17h tuve que salir, y del final sólo enganché a Neuman leyendo, con la beatitud característica de su acento.

M dijo...

Yo tengo algunas apreciaciones (en algunas partes, un tanto encendidas) sobre la charla, Vicente. A ver si esta noche me ordeno la cabeza y expongo mi parecer.

Un saludo.

Sergi Bellver dijo...

Te he dejado algo que lo resume todo en la entrada a cuento de Zafón.

Buen fin de semana para todos.

Isabel dijo...

¿Envidia o caridad? que diría mi abuela.
Perdonad chicos, pero no puedo mantenerme al margen. Visito con frecuencia este blog por aprender cosas y ver cómo piensan y se expresan los escritores más jóvenes, pero es una pena encontrar estos dimes y diretes en las nuevas generaciones y, por favor, que alguien me explique con pocas palabras, qué se considera novela hoy día.
¡Animo Vicente! tu sigue aquí que tu blog nos interesa.

Sergi Bellver dijo...

Pues bien, ya he escuchado la ponencia. Ha habido cosas interesantes en tu charla, Vicente, pero en lo fundamental siento mucho, muchísimo, no haberme equivocado con mis expectativas de ayer. Mismos nombres (alineación, alienación, lo que me temía), mismos "olvidos", mismas derivas, etcétera. Tienes razón, tu discurso es uno y lo defiendes en todas partes, seguro que honesto, pero como estudio del estado real y completo de la narrativa contemporánea en castellano me parece insuficiente, sesgado y reiterativo.

Lo de la novela como género más innovador que el cuento en el presente ya me ha dejado muerto. Y lo del relato de E. F. Porta como de los mejores de los últimos 30 años, en fin, me pregunto qué libros de cuentos hemos leído cada uno (porque yo pensaba que te habías leído a Zapata, por ejemplo). Si hasta Neuman lleva razón en algunas discrepancias (desde el dadaísmo a Dos Passos, la sopa de letras ya estaba inventada).

Está claro que no vamos a ponernos de acuerdo en este sentido. Seguro que en otros encontramos algún punto en común, algún día.

Saludos y buen fin de semana, Vicente.

Antonio Jiménez Morato dijo...

Vicente, precisamente porque algo de respeto sí que te tengo me ha decepcionado mucho el recurso fácil para contestarme. Repasa la lista de invitados, haz un poco de búsqueda bibliográfica -eso, creo, se te da bien-, y luego me cuentas cómo es eso del salonismo por encima de los méritos artísticos.
Yo no creo que esté más preparado que tú para esa ponencia -de hecho lo estoy menos porque muchas de esas cosas me dan un poco igual-, pero el hecho de publicar mucho no otorga la razón. Todos los días sale gente en la radio, columnistas en la prensa y demás. Tienen mucha presencia mediática, pero eso no quiere decir que lo dicho sea inteligente. Precisamente porque no se dan tiempo para analizar bien su discurso
Y, si se te han echado encima, es, evidentemente, porque el seminario es de segunda fila, y se ve la autopromo por arriba y por debajo, la verdad. Hay que saber escuchar, también, Vicente.
Abrazos

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

El pneumocystis jiroveci (antes llamado pneumocystis carinii) fue considerado en su inicio un protista (o sea, ni hongo, ni animal, ni planta). Era el responsable, todavía lo es, de la mayoría de neumonías en los enfermos con SIDA antes del inicio de los modernos tratamientos antirretrovirales. Décadas después, y tras poder analizar su ADN se sabe que en realidad es un hongo.
Supongo que quien descubra el ADN moderno que diferencia novela/cuento/microrrelato/poesía tendrá premio. Además se verá en la obligación de bautizarlo con un nuevo término, que años después tendrá que volver a ser revisado para volverlo a comparar con sus antepasados, y así iniciar de nuevo otro "debate" en el cual se discuta si el nuevo término es microrrelato/cuento/novela/poesía en prosa... y así ad infinitum.
Pon un hombre y tendrás una frontera, pon una frontera y tendrás una clasificación.
Digo yo, si importan tanto los nombres comunes o lo de lo que se discute no son más que nombres propios buscando la posteridad.
Por eso mutante me parece cojonudo. Da la impresión de algo contínuo y alejado de eventuales anquilosamientos.
Un saludo Vicente, y enhorabuena una vez más por el blog y por darnos a conocer tales eventos (estes en ellos, no estés o lo que sea), que yo, como la parisina, no conocería si no fuera por tu bitácora.
No creo que sea necesario disculparse por nada, uno hace las cosas por que le da la gana y ya está. Ese argumento es más que suficiente, and don´t give up.

Alvy Singer dijo...

Aquí lo que molestan las ideas, maxime si son propias, hiladas y en un discurso en el que ¡sorpresa! No nos vemos reflejados. Al margen de lo dicho por el apreciado Sergi Bellver, lo que me deja estupefacto en esta discusión es la idea rara de la discrepancia que tenemos. No creo que Mora haya cometido otro pecado que el de ser Vicente Luis Mora, el autor de ensayazos como Pasadizos y uno de los críticos que mejor ha leído a Eloy Tizón y Ángel Zapata (por citar a dos nombres que a día de hoy no parecen mal a quienes son alérgicos a los mutantes, por exclusión o por reaccionarios, quien sabe). Y es también el autor de La Luz Nueva, con su discurso y sus propuestas estéticas. Su discurso, como él honestamente defiende, sólo forma parte de su visión y creo que falta aprender a enriquecernos con las miradas ajenas en vez de buscar la reafirmación, que es lo que parece que hagan muchos comentarios chistosos y luego se lleva la discusión al plano de la dialéctica más odioso: el del escepticismo de peluquería y conspiración de garito. Que está muy bien en un foro, propongo uno de literatura ya, pero condenar a alguien por tener un discurso y argumentarlo me parece algo ya agotador. Uno debería discrepar o sencillamente no leerlo pero dejar de confundir buenas ideas con reafirmación personal. O ser más higiénico. Estoy altamente decepcionado con lo aquí comentado, que no con la charla de VLM con la que discrepo, naturalmente, pero no creo que me sorprenda en absoluto

Vicente Luis Mora dijo...

Antonio Jiménez, respeto mucho tu opinión y lo sabes, pero no estoy de acuerdo esta vez, eso es todo. Lamento que te decepcionara mi respuesta, pero a mí me decepcionó bastante el tono de marginado rencoroso que adoptaste. No eres un marginado rencoroso, pero tu comentario te presentaba como tal. Si tú no eres así, como creo, yo tampoco soy tan poco ingenioso como se deducía de mi respuesta. Por mí, pelillos a la mar. Saludos.
Os agradezco a todos vuestra opinión, que siempre escucho, por cierto, atentamente. He estado pensando mucho hoy en todo lo que todos escribisteis ayer, y no me muevo un ápice de lo que dije:
1. Creo que tengo cosas que decir sobre el cuento breve, y sobre otras cosas también. Me he tomado ciertas molestias para ello. Evidentemente, mis opiniones no tienen por qué conformar a todos, ni están hechas para eso: recordemos que es algo lógico, viniendo de alguien que critica la homogeneidad, la normalización y el consenso sospechoso.
2. Diré esas cosas donde me apetezca, siempre que me inviten. Si no me invitan a ningún sitio, las diré aquí. Nadie está obligado a escucharlas ni a hacerles caso, ni en un sitio ni en el otro.
3. No tengo que defender el cuento tardomoderno, ni el posmoderno, porque ese estilo de cuentos ocupaba el espacio mayoritario en todos los congresos, en todas las antologías, en todos los suplementos y revistas y, sin salir del congreso parisino, en todas las restantes ponencias. Únicamente otra de ellas, aparte de la mía, hablaba de literatura pangeica. A mí se me busca, para ser exactos, precisamente para hablar de lo que no se suele hablar, bien por ser demasiado reciente y/o por experimental.
4. Sergi, no entiendo cómo puedes decir que, precisamente aquí se da una visión monolítica de la narrativa contemporánea. ¡¡¡La reseña más larga jamás publicada se la he hecho a un autor que no está siquiera en la antología de Mutantes, Ricardo Menéndez Salmón!!! Se ha elogiado mucho –hablo en tercera persona, disculpa-, muchísimo, a autores muy distintos a esa estética pero que me parecen muy interesantes, desde mis admiradísimos Ángel Zapata y Eloy Tizón, hasta mi reverenciado Rodrigo Fresán, pasando por nombres jóvenes como Elvira Navarro, Julián Herbert, y no sé cuántos más. Este mismo mes, por no ir más lejos: Juan Carlos Méndez Guédez. La memoria a veces es frágil. Dime en cuantas bitácoras relevantes has visto a todos estos nombres reseñados favorable y sinceramente. Lamento decir, pero es que me obligáis a la defensa que más patética me parece, la autodefensa, que hay pocos críticos en España más plurales. Tengo pruebas documentales: los casi trescientos posts colgados en este blog desde 2005. En La luz nueva, el espacio más largo, con diferencia, está dedicado a los tardomodernos. ¿Hasta cuándo me tengo que seguir defendiendo de algo que cae por su propio peso, por la inapelable estadística del número de páginas (e incluso de la pasión con que están escritas, de ningún autor “mutante” hablo con tanto ardor como de González Sainz)? Por favor, un poco de ecuanimidad, creo que no me merezco este linchamiento constante por algo que no hago. ¿Que defiendo mucho a los Mutantes? Pues sí, y lo seguiré haciendo, sobre todo cuando me piden, expresamente y como ocurre casi siempre, que hable de nueva narrativa. No pienso pedir perdón por ello, prefiero dar argumentos.
5. Moderar no es censurar, Sergi. No he censurado ni un solo comentario en los últimos tres meses. Simplemente, tengo que velar para que no haya insultos a terceros. Espero que comprendas eso, ojalá no tuviera que hacerlo, te lo prometo.
6. Y sé que estamos en la misma orilla.
A los que me defendéis, no puedo deciros nada, porque luego nos sacan la frase de Reservoir Dogs. O sí, os diré algo: no tenéis ni idea ;). Abrazos a todos.

Alvy Singer dijo...

"Dentro de esa línea estética está, en mi opinión, el grueso de la narrativa, lo que demuestra nuestro retraso cultural; ello no quiere decir - y luego lo demostraremos - que algunos autores aquí incluidos no tengan la misma o incluso superior calidad que los englobados en las otras dos corrientes. El talento se adapta a cualquier ambiente; también el anacronismo, al que puede vencer, pese a la hipoteca inicial.

[...]

" y una revelación, el excelente y singularísimo libro de relatos de Ángel Zapata La vida ausente (Páginas de Espuma, Madrid, 2006)"

Vicente Luis Mora, La Luz Nueva

Vicente Luis Mora dijo...

Gracias, Alvy, no hay nada como las pruebas documentales.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola. Yo sólo quiero decir una cosa. Este blog se llama vicenteluismora y versa sobre vicenteluismora, ni más ni menos, es obvio que se hable en él de sus ponencias, de sus opiniones, de su obra... De hecho, sería muy lícito que se hablara todavía más en él de sus ponencias y de sus obras.
Vicente, haz lo que te dé la gana aquí, es tu espacio, y a quien no le guste, que no te lea. Parece mentira la cantidad de tiempo que gasta la peña en leer lo que sabe que no le gusta. Y en criticar lo constructivo. En vez de meterse con el enemigo real (Pérez Reverte, Ruiz Zafón, los políticos, la RAE).

Miguel Espigado dijo...

Yo creo que todos los blogs personales son promocionales, de una forma u otra. Algunos son manifiestamente promocionales y otros solo parcialmente. Los blogs son un espacio individual que puede tender al estilo informativo (donde se tiende a elidir la autorreferencialidad) o bien servir como página de autor, dirigida a sus lectores y fans, a quienes siempre resulta interesante encontrar cualquier evento o noticia relacionada con el autor en cuestión.

La mayoría de los bloggers publican en sus medios con libertad total, casi anárquica, mientras otros son tan escrupulosos con un conjunto de reglas autoimpuestas como lo podría ser el escritor de una novela. Son esa clase de blogs, los que se sustentan en un estudiado conjunto de presupuestos soterrados, los que suelen triunfar sobre los otros, pues como receptores necesitamos cierta regularidad, cierta predictibilidad en aquello que consumimos.

Yo soy lector habitual de este blog y creo conocer algunas de las reglas observadas por su autor. En concreto, es demostrable la escasísima cobertura que VLM hace de sí mismo, en comparación con otros blogs de escritores, que básicamente se dedican a postear los eventos en los que participan y los artículos que publican en medios “tradicionales”. Uno puede meterse con VLM porque se promociona, pero, seamos sinceros, si lo que le pone a uno son las cruzadas contra el autobombo, creo que antes de llegar a VLM tendría que rebanar unos cuantos cientos de hordas de escritores que dentro o fuera de la red se dedican a pecar desaforadamente de lo mismo sin apenas darse un respiro. El problema es que esa gente es inaccesible, y no como VLM.

Porque otra de las regularidades de este blog es la accesibilidad del escritor, que además suele contestar a los comentarios porque lo considera parte importante de la nueva filosofía que trata de reivindicar. Llevo seis años en la universidad, entre filología y teoría de la literatura, y he conocido a muchísimos estudiosos, catedráticos, profesores, y escritores ponentes, como cualquier otro en mi situación, y puedo asegurar que solo una estrecha minoría está dispuesta a discutir sus ideas. Y de esa minoría, solo unos pocos están dispuestos a discutirlos con cualquiera. La mayoría de esa gente ni siquiera te mirará a la cara si no eres alguien que consideren de su mismo status, no digamos ya discutir abiertamente contigo. Esa es la gente que va creando resquemor, frustración y pequeñas llamitas de odio entre los que se encuentran fuera del sistema (que somos casi todos), con su actitud elitista y exclusivista. Ahora bien, lo que es una auténtica vergüenza es que alguien quiera descargar toda esa bilis acumulada precisamente con el que es accesible y da voz a la gente, aún cuando esa gente no sea nadie como es mi caso.

Muchachos, hagan sus doctorados, envíen sus artículos a sus revistas favoritas, traten de ponerse en contacto con los editores para hacerles llegar sus novelas; y comparen el trato recibido con el que aquí se les da. Y es que precisamente lo que le molesta a algunos es ese trato no elitista, no exclusivista, que nos iguala a todos, y que nos hace sentir a todos iguales. Les fastidia la igualdad de trato, les fastidia la virtud que ha convertido este blog en el único de un amplio grupo de blogs literarios españoles donde la gente se esfuerza en participar. Les fastidia que todos seamos iguales, y no sentirse más mimados que el resto. Estoy de acuerdo; es un rollo. Pero es una de las razones por las que esto funciona bien, esporádicas rebeliones trolls aparte.

Había que ser tremendamente cándido para no recaer en que numerosos actos recientes reivindican a los mismos escritores, más o menos inscritos en la nómina mutante. Pero no hay que olvidar que esa nómina no se formó porque dichos escritores se conocieran de antemano por pertencer, digamos, al mismo equipo de waterpolo del colegio. Se juntaron por afinidades estéticas y por una idea parecida de lo que debía ser la literatura. Y si aprovechan sus bolos y su poder para promocionarse los unos a los otros, pues me parece…normal. Al fin y al cabo no se gustan entre ellos porque todos son guapos y rubios, o porque sean todos homosexuales o porque voten todos al partido antitaurino, sino porque se gustan como escritores, como artistas. Habrá a quien esto no le parezca lo suficientemente puro y exiga todavía más elevación moral en sus actos, una exelcitud arcangélica tipo “lo siento, he de rechazar la invitación a La Sorbona, conozco un tipo que sabe mucho más que yo”. ¡Vamos! ¡Un poco de ………, caramba! Y yo que ya había dejado de creer en el país de las piruletas…

Yo ya he dicho varias veces (como mucha gente) que el rollo mutante-nocillero tiene unas estupendas posibilidades publicitarias, y también mucho potencial para configurar el siguiente capítulo de la historia de la literatura española de este breve periodo, lo que a mí personalmente me resulta especialmente vomitivo, por historicista, por nacionalista, por “generacionalista” (se elude la palabra generación, pero “mutantes” cada vez se acerca más a eso), y sobre todo, porque odio las píldoras de conocimiento encapsulado tan del gusto de periodistas, profesores vaguetes y demás gentes que prefieren una sintética taxonomia falsa como Caín a la verdadera DUDA, grandiosa e imposible de aprehender cual humeante mierda.

Si bien esto es cierto, también creo que el rollo mutantes, como activismo amorfo si se quiere, tiene una importante misión en el mundillo literario domestico, y que esa misión está muy lejos de haberse consumado, (nunca lo hará completamente). Mientras tanto, la repetición de determinados nombres, de determinadas teorías, de determinados libros en todos los foros posibles me parece lo mejor que se puede hacer para reivindicar esas nuevas estéticas (unas, de muchas) que a mí personalmente me gustan y en las que intento participar en la medida de mis posibilidades. Desde un punto de vista cínico, podemos verlo como una estrategia; un lobby, un equipo de presión que va oradando la tradición allá donde le dejan. En ese sentido, me gusta pensar que, de algún modo, estos tipos están haciendo un trabajo que nos va a beneficiar a los que vengamos después, abriendo al público a nuevas sensibilidades. ¿Amiguismos? ¿Favoritismos? Nos jodió mayo con las flores. Pero bueno, si fuera perfecto, no sería real.

Un abrazo a todos

José Mari dijo...

Después de 52 comentarios, el tono parece recuperar cierto sosiego. Creo, sinceramente, que este es un blog variado, y lo digo en el sentido de que aquí puede uno encontrarse reseñas, análisis, comentarios, sobre temáticas y autores distintos a los que nos tienen acostumbrados suplementos culturales y tertulias radiofónicas.
Independientemente de que se esté de acuerdo o no con con determinados argumentos, creo que este es el blog de Vicente Luis Mora y, por supuesto, tiene todo el derecho a colgar lo que buenamente le apetezca, como tantos otros colgamos en los nuestros lo que nos parece. Informa tanto de acontecimientos culturales en los que participa como de otros muchos en los que su nombre no aparece en la nómina de ponentes. Faltaría más que en tu propio blog no pudieras anunciarte. Todos lo hacemos, de una manera u otra. Cualquier persona que gestione el suyo está haciéndolo para que otros lo lean, clásica vanitas del escritor.
Otra cosa es que el tema tratado guste más o menos, coincida más o menos con nuestro propio pensamiento. Tenemos, entonces, la oportunidad de discrepar, pero siempre respentando los límites, esto es, estamos en la "casa" de Mora, y como no podía ser de otra manera, su pensamiento y su trabajo siguen una línea concreta. La discrepancia hay que manifestarla, creo yo, de una manera más tranquila, como en estas últimas entradas. Felicito a ambas partes por la racionalidad que el debate ha vuelto a conseguir.
Vicente lleva años trabajando sobre literatura y nuevas tecnologías: Pangea, La luz nueva, algunos capítulos de sus Pasadizos, el suplemento de Quimera sobre el mismo tema, etc. Es su proyecto, es su investigación. Tiene que defenderla, legitimarla. A mí me parece completamente lógico que hable sobre Google y la narrativa.
Es cierto que, como se dice por aquí, ese congreso de la Sorbona no parece de primera línea, que Neuman tal vez no sea, todavía (ojo), un referente y demás. Es cierto, pero no lo ha organizado Vicente. Acude como invitado.Y nos invita a nosotros a escucharlo. El que quiera que lo oiga y el que no, que siga navegando o leyendo otras entradas.
En cuanto a lo de los mismos nombres, tal vez sea porque todos, o la mayoría, están relacionados o se conocen a través de Berenice, cuyo trabajo editorial sigue creciendo en calidad y cantidad. Confío en que Vicente sepa aunar esas amistades con el resto de presencias literarias y que no se convierta en una especie de grupo generacional como ocurrió con la poesía de la experiencia, que hoy corta el bacalao de lo que se publica y de lo que no, y que entergan premios solo a sus amiguetes (peor que una película de Torrente) o discípulos y cuyo discurso es capaz de silenciar otros mucho más interesantes.
En cualquier caso, os felicito de nuevo por retomar el debate serio y respetuoso. Un saludo a todos.

Vicente Luis Mora dijo...

Gracias a todos, pero, especialmente, gracias a Miguel por decir esto: "Llevo seis años en la universidad, entre filología y teoría de la literatura, y he conocido a muchísimos estudiosos, catedráticos, profesores, y escritores ponentes, como cualquier otro en mi situación, y puedo asegurar que solo una estrecha minoría está dispuesta a discutir sus ideas. Y de esa minoría, solo unos pocos están dispuestos a discutirlos con cualquiera", que será una de las pocas cosas que me pueda llevar con orgullo a la tumba. Justo a eso, que yo nunca he podido verbalizar, y menos tan bien, me refería siempre cuando apelaba a la necesidad de democratizar la crítica española.

No tengo palabras, Miguel.

Anónimo dijo...

La mayor parte de los autores que veo reseñados en este blog (poetas, narradores, filósofos, artistas) se parecen a la literatura de Vicente como un huevo a una castaña. Si el objetivo de esta página fuera difundir la obra de algunos allegados a su autor y promocionar su estética personal, entonces el autor en cuestión tendría, tirando por lo bajo, unos trescientos amigos íntimos de diversas nacionalidades (no todos vivos) y otras tantas estéticas ortodoxas, como por ejemplo, la estética de la poesía del silencio que puede rastrearse en su reseña de Marcos Canteli, la de la lírica meditativa que puede verse en su texto sobre José María Micó, el estilo narrativo de Elvira Navarro o la teoría de la arquitectura de muy distintos autores que se han comentado aquí.
Por mi parte, cualquiera que sea aficionado a las revistas culturales habrá podido leer en alguna ocasión reseñas mías, mayormente analíticas y descriptivas, de autores tales como José Carlos Llop, Gustavo Martín Garzo, Belén Gopegui, Menchu Gutiérrez, Juan Bonilla, Marta Sanz, Francisco Casavella, Francisco Solano, Ray Loriga, Antonio Pereira, Luis Magrinyà, Antonio Orejudo, Ana Prieto Nadal, Flavia Company y unos cuantos autores más cuya mención excusaré para no incomodar a los lectores que no suelen comprar cómic español, ni ir a exposiciones, ni leer en catalán. Todo nocillísimo y mutantísimo, salta a la vista. Uy, en la enumeración anterior he incluido a Company, que ¡sale en "Mutantes"! ¡Pero qué poquita vergüenza! ¡Si es que aquí sólo hay dogmáticos y partidistas, ya te digo; suerte que tenemos gente ecuánime y ponderada que sabe ponernos en nuestro sitio cuando lo merecemos.
Eloy Fernández Porta

Sergi Bellver dijo...

Lo que ha dicho Miguel y recoge Vicente lo he reconocido siempre (pruebas documentales también hay) y por eso, por encima de todo, sigo respetando al responsable de esta bitácora. Que conste en acta.

De lo demás prefiero dejar de opinar ya porque empiezo a resultar un tanto pelmazo. Sólo añadir que no me siento aludido en cuanto a lo de excluidos y reaccionarios (¿...?), y que mi crítica en cuanto a resaltar una narrativa determinada (la mutante/nocillera) sobre las demás no se refería exactamente al Diario de Lecturas, de largo y variado recorrido (nos conocemos de viejo ya, Vicente), como a las últimas ponencias, congresos y demás.

En fin, una pantalla no tiene el tono, la gestualidad y el calor del cara a cara. Insisto, el día que pases por Madrid, avísame, Vicente, y nos tomamos algo. Seguro que nos acabamos entendiendo, cada uno en su sitio pero los dos en la misma orilla.

Te noto algo dolido más allá de las letras y a mí, sinceramente, no me agrada ni me compensa. Las personas me importan aún más que los libros.

Un abrazo.

josé luis molinuevo dijo...

Completamente de acuerdo con el post de Miguel Espigado. Nos encanta moralizar a costa de los demás. Y si bien es cierto que la crítica debe ser bilateral, estar dispuestos a recibir críticas no significa admitir que todas sean de recibo.

artofugueverde dijo...

Me gusta mucho el final de tu comentario, Sergi

"En fin, una pantalla no tiene el tono, la gestualidad y el calor del cara a cara. Insisto, el día que pases por Madrid, avísame, Vicente, y nos tomamos algo. Seguro que nos acabamos entendiendo, cada uno en su sitio pero los dos en la misma orilla.

Te noto algo dolido más allá de las letras y a mí, sinceramente, no me agrada ni me compensa. Las personas me importan aún más que los libros."

Como canta Van Morrison cada vez que activo el playes: It's too late to stop now

Un abrazo a todos y gracias

_-_

_-_ dijo...

El mensaje de J, del miércoles, junio 25, 2008 10:37:00 PM, me parece impresionante.

¿Fuiste tú, J..?

_-_ dijo...

Vicente, no tienes ni idea