domingo, 22 de junio de 2008

Poetas de Nuevo México, II: Ernst A. Mares


E. A. Mares es profesor emérito de inglés de la Universidad de Nuevo México, donde ha dado talleres de poesía y escritura creativa. Tiene un grado en español por la University of New Mexico, un Master of Arts en Literatura Española con honores, un minor grade de Latin American History (por Florida State University), y su doctorado por la University of New Mexico es sobre Historia de Europa con especialidad en Literatura Española. Como poeta ha publicado un par de libros de poesía, el más reciente de los cuales es With The Eyes Of A Raptor, (Wings Press, San Antonio, Texas, 2004), al que siguió en, otoño de 2006, su traducción del poeta español Ángel González, Casi Toda La Música (Almost All The Music; Wings Press, San Antonio, Texas, 2004). Ha aparecido como actor en un par de películas de la PBS. Se pueden encontrar algunas de sus obras en su página web del Authors Guild:
http://www.tonyscantina.com/.






FED EX BLUES

Inescrutable mensaje de Fed Ex:

“Llame al número 800 y diga
los cinco dígitos del número de envío”. Llamo.

Voz del programa: “Diga el número despacio”.
Y digo: 0 0 0 5 0.

Voz del programa: “Usted dijo 37186”.
No, digo, no. No dije tal cosa.

Voz del programa: “Por favor, repita el número”.
Esta vez, hablo sin pelos en los números: 0 0 0 5 0.

Voz del programa: “No le he entendido.
Por favor, use los números de su teclado”.

Uso las almohadillas del teléfono, marco 00050.
Voz del programa: “Usted no ha presionado el signo #”.

Marco 00050 y presiono almohadilla.
Voz del programa: “Usted debe decir el número.

Pronuncie despacio para confirmar”.
Y digo: 0 0 0 5 0.

Voz del programa: “Usted ha dicho 49263”.
No, digo, no. No he dicho tal cosa.

Voz del programa: “Por favor, repita los números”.
Y digo: marimorena. Bluf. Argggg. Zinkomatón. Atchís.

Voz del programa: “Usted ha dicho 00050.
Su envío está próximo a su destino final.

Lo recibirá en breve.
Si tiene preguntas, por favor,

utilice nuestro sistema automático de voz.
Practique su pronunciación.
Gracias”.









MARY CASSATT

Ella pinta el reflejo
de una pelirroja mirándose
en un espejo dorado. Yo miro el reflejo
de la pintura de la mujer
mirándose a sí misma en el espejo dorado

en una pantalla de televisión. Mi reflejo allí,
Mi imagen, pelo gris, ojos vidriosos,
una vaga versión de mí, observa
cómo miro el reflejo de la imagen, píxels
escupidos por el cañón de electrones, de la pintura
de Mary Cassatt de una mujer mirándose a sí misma
en el espejo. Me observa fija, oscuramente,
esta imagen de mí mismo, mi cuerpo desencarnado.

En estas palabras, querido lector, ¿ves
sólo letras, un alfabeto presto a olvidar
garabateado por la sombra de una sombra?
¿O sacan las palabras fuera del sombrero mágico
de tu cabeza un conejo misterioso,
a ti mismo en el espejo dorado, recién nacido, crudo?
¿Te alcanzan las palabras, te agarran de la mano,
tirándote hacia dentro de la pintura, de ésta?

.

Traducciones de VLM. Ambos poemas están tomados de With the Eyes of a Raptor (2004)



9 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusta este blog, de veras me gusta: para que no haya ninguna duda. lo sigo asiduo desde el 2005

ahora... en ocasiones me da la sensación de que un poema es bueno y encara los interrogantes de la posmodernidad pangeica cyberecoalternativa antiespectacular con sólo que aparezca la palabra "píxel".

pero repito que disfruto leyendo este blog, y que me fijo mucho en los libros que publicas, vicente, de verdad que valoro tu trabajo.

(por dios no se me eche encima algún contertulio...)

Vicente Luis Mora dijo...

No es la palabra "píxel" lo que me llamó la atención de este poema, sino su aire de familia con el Autorretrato en un espejo convexo, de John Ashbery. La mención del píxel es muy residual y para nada típica de la poesía -bastante tardomoderna, en términos generales- de E. A. Mares. Tranquilo, que no nos comemos a nadie. Un abrazo.

Esther dijo...

El primer poema, me gustó mucho, aunque yo jamás lo habría visto como un poema... me sucedió lo mismo el viernes con Urceloy.

El siguiente me hace pensar en los dobles de los que se ha escrito tanto en cuentos, Maupassant, Borges, Poe... que es a lo más que puedo llegar.

En fin, gracias por los dos.

Anónimo dijo...

Si uno nace sordo, tendría sed de...

Si ciego,

etc.


[Mecanoescrito encontrado en una fontvella]

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Por cierto Vicente, ¿cómo ha ido el encuentro entre Agustín y Mares en tu tierra postiza?
Supongo que habrá sido cojonudo.
Un saludo

Vicente Luis Mora dijo...

Pues estuvo muy bien. Se complementaron bien, y a la gente de aquí le interesó mucho la forma de ser y de escribir de Agustín. Proyectó el vídeo de Nocilla Experience (está en Youtube, para posibles interesados), y se comentó que ese tipo de cosas no suelen hacerse, curiosamente, por estos pagos. Saludos.

Luisa Miñana dijo...

Me han parecido interesantes ambas propuestas. La primera porque ejemplifica una especie de semántica de la confusión en la que andamos inmersos, y que creo que provoca una doble reacción general: libera, pero crea cierta estupefacción. He visto en la televisión escenificar un diálogo muy similar a un humorista. Lo cual quiere decir que el punto de realidad del que se parte da buen juego para cualquier modo de ficción. Y eso creo que es porque nuestra realidad es posiblemente la más literaria de las que han existido.
Algo similar sucede en la segunda propuesta: imágenes especulares contenidas unas en otras que equivalen a la luz difundida por la imagen pixelada, que es la misma que construye la pintura, y que factiblemente puede ser así descrita en pàlabras. Como dice Esther, amplia tradición al respecto, pero eso es aún mejor.
Lo cuento así porque me ha parecido ver todo eso de manera inmediata, y ello me parece absoltuamente meritorio.

Luisa Miñana dijo...

Uff, bastante rollo me ha salido, a toda prisa... En fin, espero que algo se me entienda, pues en verdad los textos dan qué entender. Saludos.

Ombusía dijo...

Iba a decir mi primera impresión del segundo poema, pero me ha atrapado. No es un poema, es una pintura (o no). Curioso que la convencional indolencia de la televisión provoque dolencia. Magnífico.